Compartir

La vicesecretaria general de Política Social del Partido Popular, Cuca Gamarra, denunció este miércoles el “oscurantismo” del presidente del Gobierno en funciones y candidato a la investidura, Pedro Sánchez, que se traduce en que no se conoce “absolutamente nada de lo que está negociando” para ser reelegido.

La dirigente del PP reclamó a Sánchez un ejercicio de “responsabilidad” para conseguir los apoyos de sus potenciales socios y aseguró que los populares no temen ir de nuevo a las urnas si el líder socialista fracasa en el cometido que se le ha encomendado.

Así se pronunció en una entrevista en laSexta recogida por Servimedia, cuando fue preguntada por las declaraciones de Cayetana Álvarez de Toledo, diputada de su partido, sobre su preferencia de ir a elecciones generales de nuevo si del resultado de las negociaciones lo que resulta es un “Gobierno contra el Estado”.

A su juicio, lo más importante es que Sánchez “se aplique y haga los deberes” como se le presupone a un candidato a la Presidencia del Gobierno. Tras el fracaso del líder socialista ayer, al solo lograr en la primera votación de investidura 124 escaños (PSOE más el PRC), Gamarra dejó claro que el PP “no teme unas nuevas elecciones pero llama a la responsabilidad de quien tiene la obligación” de conformar un Gobierno.

Incidió en que las grandes preguntas que cabe plantearse en este momento pasan por saber cuál es el programa de gobierno del candidato, qué socios tiene amarrados y cómo va a conformar ese Ejecutivo. “Si no lo logra y hay que ir a elecciones, iremos a elecciones, pero evidentemente tiene una responsabilidad Sánchez”, insistió la dirigente popular.

Además, recordó que el PP con su líder, Pablo Casado, a la cabeza ha ofrecido al candidato “antes, durante y después” de la investidura estabilidad para gobernar a través de pactos de Estado que reviertan en el bienestar de España y se quejó de no haber encontrado “receptividad” alguna por parte del presidente del Gobierno en funciones.

Llegó a considerar que las repetidas llamadas de Sánchez al PP para que se abstenga suponen un “absoluto ejercicio de cinismo”. “Nos pide una abstención apelando al patriotismo del PP, pero en la segunda sesión hemos visto cómo se siente muchísimo más cómodo en el debate con los independentistas, EH Bildu o el populismo que con las fuerzas constitucionalistas”, criticó.

 

Negó de esta manera que el PP se pueda plantear dar “un cheque en blanco” a Sánchez y denunció su “oscurantismo” en las negociaciones para formar Gobierno, pues “no conocemos absolutamente nada de lo que está negociando, ni la letra pequeña, ni la grande”, lo que lleva a pensar que “todo es pura subjetividad y simplemente filtraciones interesadas que ellos mismos van promoviendo”.