Compartir
Twitter

El Partido Popular cree que la ministra de Justicia, Dolores Delgado, “debería dimitir antes de ser reprobada” en el Senado, porque “la mentira es una línea roja” que “no se puede consentir” en la vida política.

Así lo manifestó el portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó, en un encuentro con los medios de comunicación en la Cámara Alta tras las grabaciones que ha hecho públicas el portal ‘Moncloa.com’ de un almuerzo de Delgado con el comisario José Manuel Villarejo.

Para los populares, Delgado “debería dimitir antes de ser reprobada”, aunque reconocen que “es una decisión que le corresponde tomar a ella” a la vista de la reprobación a la que esta misma semana será sometida en el Senado.

No obstante, Cosidó planteó sus dudas sobre si la ministra “tendrá la valentía” de dejar su cargo antes de que el Senado debata la moción consecuencia de interpelación en la que se plantea su reprobación, que está por ver si será este martes a última hora de la tarde o ya el miércoles.

En la exposición de motivos de esta moción va “exclusivamente” la “grave indefensión” que, a juicio del PP, Delgado causó en la jurisdicción española por cómo gestionó la defensa del juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena ante la querella que le interpuso en Bélgica el expresidente catalán Carles Puigdemont.

No obstante, a tenor de las últimas informaciones sobre su relación con Villarejo, los populares no descartan que surjan “algunos de los datos nuevos” en el debate, que en esencia se centrará en que “hubo una clara dejación de funciones y una desautorización expresa por parte del presidente del Gobierno” en cuanto a la defensa de Llarena.

El portavoz popular explicó que su formación reprobará a un ministro siempre y cuando vea que existe “un motivo merecedor y serio de tal reprobación”, descartando así su uso de forma “contestataria”. En este sentido, aseguró que el PP será “inflexible” con la mentira, al considerarla “una línea roja”.

En cuanto a si teme que puedan salir más grabaciones de Villarejo que le afecten a él, dado que fue director general de la Policía Nacional, o a su partido, indicó que en su caso no tiene “ningún temor” porque no tuvo “ningún tipo de contacto, relación o reunión” con esta persona.

Dicho esto, quiso mandar un mensaje de confianza a los españoles: “Nuestro Estado de Derecho funciona”, reivindicó el portavoz parlamentario del PP en la Cámara Alta. “El Estado es fuerte y no acepta chantajes de nadie”, añadió.

SÁNCHEZ

Cosidó también aprovechó este encuentro con periodistas para explicar que mañana será calificada por la Mesa del Senado la petición del PP para que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, comparezca en esta Cámara para dar explicaciones sobre su tesis doctoral. En su opinión, “lo ideal” sería que lo hiciese la próxima semana.

También está pendiente que comparezca por la “crisis migratoria” vivida este verano, aunque el PP entiende que primero se produzcan las explicaciones sobre la tesis dada la “demanda social” que hay en torno a este tema. Sobre esta comparecencia, explicó que el Gobierno dijo la pasada semana que “tomaba buena nota” pero sin levantar fecha.

En todo caso, hizo especial hincapié en que sería “impropio de un democracia parlamentaria” que el jefe del Ejecutivo no acudiese a la llamada del Senado, ya que comparecer en las Cortes Generales, si así es acordado por los grupos, es “una responsabilidad política y constitucional”.

Por último, el portavoz popular aclaró que su grupo no se plantea usar su mayoría en el Senado para reprobar a Sánchez, puesto que los instrumentos constitucionales a efecto de exigencia de responsabilidad política al presidente del Gobierno son la moción de confianza y la moción de censura y corresponden al Congreso, a pesar de que “la sensación sea que es un Gobierno fallido y nunca en democracia un Gobierno se desgastó tanto y tan rápido”.