Compartir

El PIB español registró un crecimiento del 2,6% en el conjunto de 2018, una décima superior al dato avanzado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) el pasado 31 de enero, después de que en el último trimestre del año se registrase un crecimiento del 0,6%, una décima más que la registrada en el tercer trimestre y una menos que la avanzada el 31 de enero.

Así se refleja en el dato de Contabilidad Nacional trimestral publicado este viernes por el INE, que señala que la economía española creció un 2,3% interanual en el último trimestre de 2018, una décima menos de lo previsto el 31 de enero.

En el conjunto del año 2018, el PIB a precios corrientes se situó en 1.208.248 millones de euros, un 3,6% superior al de 2017, mientras que en términos de volumen, el PIB registró un crecimiento del 2,6%.

Según el INE, la demanda nacional contribuyó en 2,9 puntos al crecimiento del PIB de 2018, dato similar al del año anterior. Por su parte, la demanda externa presentó una aportación negativa de 0,3 puntos, cuatro décimas inferior a la de 2017.

La contribución de la demanda nacional al crecimiento interanual del PIB en el cuarto trimestre fue de 2,5 puntos, dos décimas menos que en el tercer trimestre. Por su parte, la demanda exterior presentó una aportación negativa 0,2 puntos, similar a la del trimestre anterior.

El empleo de la economía, en términos de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, aumentó un 0,6% respecto al trimestre anterior, lo que supone una décima menos a la del tercer trimestre. En términos interanuales, el empleo aumentó a un ritmo del 2,6%, dos décimas más que en el tercer trimestre, lo que supone un incremento de 469.000 puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo en un año.

DEMANDA NACIONAL

Dentro de la demanda nacional, el gasto en consumo final se incrementó un 2% respecto al mismo trimestre del año anterior, tasa similar a la del tercer trimestre, mientras que el gasto en consumo final de los hogares mantuvo su crecimiento interanual en el 2%. Por su parte, el gasto en consumo final de las Administraciones Públicas presentó una variación del 2,2%, tasa también similar a la del trimestre precedente.

La formación bruta de capital registró un crecimiento del 4,6%, lo que supone 0,8 puntos menos que en el trimestre anterior, y la inversión en activos fijos materiales creció a una tasa interanual del 4,8%, lo que supone 1,1 puntos menos que en el trimestre precedente.

Por componentes, la inversión en viviendas y otros edificios y construcciones aumentó seis décimas, pasando del 5,7% al 6,3%, y la inversión en maquinaria, bienes de equipo y sistemas de armamento presentó un crecimiento del 2,8%, frente al 6,3% del trimestre anterior. Por otro lado, la inversión en productos de la propiedad intelectual experimentó una variación del 1,9%, aumentando cuatro décimas su crecimiento respecto al trimestre pasado.

DEMANDA EXTERNA

En la demanda externa, las exportaciones de bienes y servicios crecieron un 1% respecto al cuarto trimestre de 2017, lo que supone siete décimas menos que en el trimestre anterior. Este menor crecimiento se produjo, según el INE, por una disminución en la tasa de las exportaciones de bienes (del 1,5% al –0,3%). Sin embargo, las exportaciones de servicios experimentaron un aumento de 2,1 puntos en su tasa de crecimiento (del 2% al 4,1%). Dentro de éstas, el gasto de no residentes en el territorio económico ascendió 3,8 puntos (del –0,9% al 2,9%).

Las importaciones de bienes y servicios se incrementaron un 1,7% respecto al mismo trimestre del año anterior, seis décimas menos que en el tercer trimestre. Esta desaceleración se debió a un decrecimiento en la tasa interanual de las importaciones de bienes (del 1,2% al 0,6%) y de las importaciones de servicios (del 7,1% al 6,5%). De estas últimas, el gasto de residentes en el resto del mundo disminuyó 4,5 puntos su crecimiento este trimestre (del 13,5% al 9%