Compartir

España tendrá permisos iguales e intransferibles para madres y padres, según el acuerdo alcanzado entre el Gobierno de Pedro Sánchez y Podemos para los Presupuestos Generales del Estado de 2019, una baja que se irá ampliando progresivamente hasta las 16 semanas en 2021.

El Ejecutivo pretende alcanzar “una igualdad real que permita superar el desempleo femenino y la brecha salarial que afecta negativamente a las mujeres”, por lo que estos permisos por paternidad y maternidad serán iguales, intransferibles y pagados al cien por cien, como reivindicaba la Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles de Nacimiento y Adopción (Ppiina).

Tal y como explica el acuerdo, la equiparación de estos permisos conlleva “costes económicos” por las sustituciones que serán necesarias. Por ello, para adecuar su implantación a la “suficiencia financiera necesaria”, se llevará a cabo de forma progresiva, de manera que en 2019 serán de ocho semanas, de doce en 2020 y de 16 semanas para 2021. La medida tendrá un impacto en los presupuestos de 300 millones, según las estimaciones de Podemos y PSOE.

El Congreso de los Diputados ya admitió a trámite una proposición de ley de la formación morada el pasado mes de junio, y cuyo texto recogía una duración de 16 semanas ampliables en el supuesto de nacimiento múltiple en dos semanas más por cada hijo.

Las primeras dos semanas serían de disfrute obligatorio para ambos progenitores y deberían tomarse inmediatamente después del nacimiento del bebé. Las catorce restantes serían para ser disfrutadas antes de que transcurran doce meses a partir del nacimiento, y podríann tomarse en bloque o fracciones si se llega a un acuerdo con la empresa, según el texto que se tramita en la Cámara Baja.

La proposición recoge cuatro semanasde disfrute obligatorio y a tiempo completo, mientras que “la madre biológica” podrá comenzar el permiso cuatro semanas antes del parto.