Compartir

El portavoz económico del PDECat en el Congreso de los Diputados, Ferran Bel, pidió este martes al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, “poder hablar de todo” sobre el futuro de Cataluña para rechazar las enmiendas de totalidad a los Presupuestos Generales del Estado y permitir su tramitación.

Bel defendió en la tribuna del Congreso la enmienda de totalidad presentada por su partido, en un debate cargado de reflexiones sobre las elecciones mientras el mismo día comienza en el Tribunal Supremo un juicio a quienes quisieron “poner urnas” en Cataluña, “nueve presos políticos” cuya situación supone “una vergüenza para todos nosotros”.

Recordó a Sánchez que llegó a la Presidencia del Gobierno “con nuestros votos” en una moción de censura en la que no pidieron nada salvo “iniciar una nueva etapa” para la que “le hemos dado tiempo”. Sin embargo, explicó, el plazo para presentar esa enmienda de totalidad expiró cuando aún “no se habían cerrado algunas negociaciones que estaban en marcha”.

“Habían estado cerca”, dijo, pero “algo pasó” el jueves por la tarde, por lo que le pidió retornar al momento interior, al jueves por la mañana. “Estamos a tiempo”, dijo a Sánchez, antes de la votación de las enmiendas, para “cerrar lo porquito que hacía falta”.

Bel se dirigió a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, para dejar claro que lo que el PDECat plantea “no es un chantaje, es una negociación”, porque “el diálogo nunca es un chantaje”, pero “si no se puede hablar de todo no es un diálogo franco”. “Hay que hablar dentro de la ley, de acuerdo, pero ¿se puede hablar de cambiar la ley?”, preguntó al Gobierno.

Alertó de que quizá Sánchez aceptó el chantaje de quienes le piden “abortar el diálogo con Cataluña”, que son los mismos que en el primer semestre de 2016 “le pedían que invistieran a Rajoy”, y sin embargo “no escucha a los que le hicimos presidente”. Están cediendo a presiones, dijo, pero no de los independentistas “sino a otras”, porque “no estaban cediendo nada, estaban posibilitando el diálogo” para encauzar una “salida política al problema de Cataluña”.

Bel pidió al Gobierno que no responsabilice a los independentistas del rechazo a los Presupuestos, porque “depende exclusivamente de ustedes”. “Si vuelven donde estaban y cerramos poder hablar de todo, no les pido el acuerdo sino poder hablar de todo, esto será muy fácil”, aseguró, y si las cuentas no salen adelante será porque los socialistas quieren elecciones “tanto” como Pablo Casado o Albert Rivera.