Compartir

El partido de vuelta de cuartos de final de la Champions League disputado en Anfield (Reino Unido) el pasado 11 de marzo entre el Liverpool y el Atlético de Madrid (2-3) dejó “41 muertes adicionales” por covid-19, según un estudio del Servicio Nacional de Salud británico (NHS) publicado por  ‘The Times’.

Se calcula que al menos 3.000 aficionados volaron desde España para presenciar en directo el partido dos días antes de que se decretase en estrado de alarma en nuestro país. Estudiosos de la Escuela Imperial de Londres y la Universidad de Oxford calculan que  ya había unos 640.000 infectados en España por esas fechas, mientras que en Reino Unido rozaban los 100.000, y concluyen que el choqueestá directamente relacionado con “41 muertes adicionales” en hospitales cercanos entre “25 y 35 días después” de que se disputara la eliminatoria.

Según informa Eurosport, el director de Salud Pública de Liverpool, Matthew Ashton, reconoció a principios de abril que haber jugado el partido había sido un error, que seguramente había incrementado las cifras de fallecidos. 

“Si la gente se ha contagiado como resultado directo de un evento deportivo que creemos que no debería haberse celebrado, es escandaloso“, subrayó días después, el alcalde de Liverpool, Steve Rotheram, que instó a abrir una investigación.