Compartir
Pixabay

En Baredo, una pedanía de la provincia de Pontevedra, ver la tele se ha convertido en una misión imposible. Esta localidad gallega carece de señal televisiva desde hace más de un año. Sus 600 vecinos han decidido poner punto final a esta situación y se han lanzado a la calle para recuperar la emisión.

Los habitantes se quejan, y con razón, de que no poder acceder a un servicio público como es la TV. Según los técnicos, las casas de Baredo se encuentran en una zona de sombra del repetidor, y por ello no pueden recibir la señal en la antena de ninguna manera.

Tal y como explican desde ‘El Faro de Vigo‘ el problema radica en que la antena se ha quedado antigua y debe ser reemplazada por una nueva; un trabajo cuyo coste oscila entre los 20.000 y 40.000 euros, cifra que el Ayuntamiento no está dispuesta a asumir.

Los vecinos no exigen al consistorio que se hagan cargo del coste pero sí que realice los trámites correspondientes para que sus barrios cuenten con la cobertura suficiente.