Compartir

El soldado del Ejército de Tierra Alfonso Jesús Cabezudo, condenado por los abusos sexuales cometidos contra una joven en los Sanfermines de 2016 junto con otras cuatro personas, ha causado baja en las Fuerzas Armadas.

Según explicó el Ministerio de Defensa,en la actualidad se encontraba adscrito administrativamente a la Subdelegación de Defensa de Sevilla en la situación de servicio activo sin posibilidad de asignación de destino.

En virtud de la Sentencia no 38/2018 de 20 de marzo de la Audiencia Provincial de Navarra, y en aplicación del artículo 10.2 de la Ley 8/2006, de 24 de abril, de Tropa y Marinería, modificado por la Disposición final cuarta de la Ley orgánica 8/2008 de 4 de diciembre, de Régimen Disciplinario de las Fuerzas Armadas se incoó un expediente administrativo por condena por delito doloso que se ha resuelto con la resolución del compromiso que tenía adquirido con las Fuerzas Armadas hasta la edad de 45 años y la pérdida de su condición de militar. Así quedó establecido en la Resolución 562/1849/18 de 19 de octubre publicada en el Boletín Oficial de Defensa (BOD) del día 25 de octubre.

Desde el momento que se tuvo conocimiento de la situación procesal tras la comisión del delito, el soldado pasó a la situación de suspenso en funciones, hecho que no conlleva el cese de su pertenencia a las Fuerzas Armadas.

Una vez acordada por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial la libertad inmediata, y en función del imperativo del artículo 111.2 de la Ley 39/2007, de 19 de noviembre, de la Carrera Militar, tuvo que decretarse su pase a la situación de servicio activo. En virtud del artículo 111.3 de la misma ley, se acordó por los órganos competentes la prohibición de obtener destino.

Podemos lee en la expulsión del Ejército del miembro de ‘La Manada’ una prueba de la hegemonía feminista

La secretaria de Igualdad, Feminismos y LGTI de Podemos, Sofía Castañón, interpretó el que uno de los miembros de ‘La Manada’ haya sido expulsado de las Fuerzas Armadas como “prueba de la fuerza hegemonica que tiene el movimiento feminista”.

Así se pronunció en declaraciones en el Congreso de los Diputados, donde describió al feminismo como “brújula para la democracia” y se congratuló de este “gran logro del movimiento feminista”: “Vamos avanzando”.

No obstante, Castañón objetó que los mecanismos “tienen que agilizar estos procesos”, porque la expulsión “ocurre meses después de la sentencia” y “no podemos tener unas Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que amenacen la seguridad de las mujeres o supongan un problema añadido”.