Compartir

El macrofestival de música Mad Cool vivirá una segunda edición en Valdebebas (Madrid) con nuevas medidas para evitar la saturación de la que el público se aquejaba, y entre las que se incluye una reducción del aforo diario, la eliminación de un escenario y el fin de las zonas exclusivas para los VIP en la primera fila de algunos conciertos.

En la pasada edición fueron en torno a 80.000 personas las que se repartían entre las 18 hectáreas de este festival, que estuvo marcado por largas colas, caída de sistemas informáticos y la cancelación de un concierto de ‘Massive Attack’ porque, según el grupo, se colaba la música de otros conciertos simultáneos.

Para aliviar todo esto, la organización ha decidido reducir a seis el número de escenarios, ampliar el espacio para el público general -en detrimento de la zona VIP- y una reducción de aforo de 5.000 personas diarias. Además, los sistemas de acceso se han adecuado para evitar caídas de red, como ocurrió este año.

Por el momento, ya se han agotado los 10.000 primeros abonos para el festival, cuyo precio ronda los 175 euros para asistir los días 11, 12 y 13 de julio con un cartel que protagonizan ‘The Cure’, ‘Bon Iver’, ‘Smashing Pumpkins’, ‘The National’, ‘Vetusta Morla’ o Noel Gallagher.

En 2019 también habrá ‘Punto Violeta’ para atender y evitar cualquier caso de acoso machista dentro del festival. Se ampliará el número de urinarios o se añadirán metros para las barras de bebidas y número de camareros, después de que una de las principales quejas fueran las largas colas para pedir comida y bebida.

(SERVIMEDIA)