Compartir

El inicio de la legislatura en el Congreso se ha convertido este martes en un circo no sólo por la presencia de cuatro diputados presos en el hemiciclo. El mayor esperpento se ha vivido cuando numerosos políticos se han salido del guión y han utilizado diferentes versiones a la hora de acatar la Constitución.

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, fue clara al inicio: los deberían responder si juran o prometen la Constitución, pero una vez iniciado el proceso los diputados independentistas, los de Vox, Unidas Podemos, Bildu y otros partidos de izquierda han aprovechado para lanzar sus consignas políticas como si de un mitin se tratara.

Sin embargo, desde el primer momento los diputados usaron fórmulas personalizadas para acatar la Constitución introduciendo consignas políticas.

La primera de ellas fue, justo después de la propia Batet, la nueva vicepresidenta primera del Congreso, Gloria Elizo, que prometió “por la democracia y los derechos sociales”, y acto seguido el secretario primero de la Mesa, Gerardo Pisarello, lo hizo “por los nuevos tiempos republicanos”.

El presidente de Vox, Santiago Abascal, fue el primer diputado de la bancada en diferenciarse al jurar “por España”.

Más tarde, el líder de Esquerra Republicana, Oriol Junqueras, leyó su acatamiento de un papel manifestando su “compromiso republicano”, mientras sus compañeros aplaudían en pie y los representantes de Vox aporreaban la mesa para hacer ruido e impedir que se les escuchara, gesto que repitieron cada vez que un político separatista tomaba la palabra.

Al principio de la votación, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, se levantó y reclamó un turno de intervención a Batet para que pusiera orden pero la presidenta del Congreso lo impidió al considerar que “no vamos a interrumpir el proceso de acatamiento de la Constitución”.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, alargó ligeramente la frase que estaban empleando sus compañeros para incluir un “por España” al final del acatamiento de sus diputados más afines “por la democracia y los derechos sociales”.

Cuando llegó el turno del líder del PP, Pablo Casado, se negó a levantarse del asiento hasta que hubo silencio en el hemiciclo y, entonces, puesto en pie y juró sin más.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, especificó “Sí prometo defender la Constitución”, mientras que el presidente del Gobierno en funciones y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, asumió el escaño de diputado con un escueto “Prometo”.

(SERVIMEDIA)