Compartir
Joe MacGregor/NASA

La extensión del hielo marino en el Ártico y la Antártida durante el mes pasado fue la más baja de julio desde que el registro histórico por satélite comenzara en 1979, según el último resumen climatológico mensual de la agencia estadounidense NOAA (Administración Nacional Oceánica y Atmosférica) a partir de información del Centro Nacional de Datos de Hielo y Nieve (NSIDC, por sus siglas en inglés).

Los datos de la NOAA, recogidos por Servimedia, indican que la cobertura media de hielo marino ártico del mes pasado fue 7,59 millones de kilómetros cuadrados, lo que supone un 19,9% menos que la media de los últimos 41 años de observaciones satelitales, y un nuevo mínimo histórico en julio al arrebatar esa consideración a julio de 2012 (7,67 millones de kilómetros cuadrados).

El máximo histórico de hielo marino en el Ártico en julio se alcanzó en 1983 (10,57 millones de kilómetros cuadrados), por delante de 1982 (10,37), 1987 (10,33), 1992 (10,32) y 1979 (10,31). Por el contrario, los julios con menos superficie marina helada en esa zona del planeta son los de 2019 (7,59), 2012 (7,67), 2011 (7,72) y 2007, 2016 y 2017 (7,94 cada uno).

Por otro lado, la extensión media de hielo marino en la Antártida el mes pasado fue de 15,27 kilómetros cuadrados, lo que significa la cantidad más baja en 41 años y un 4,3% menos respecto al promedio de la serie de datos.

La Antártida llegó a su récord de hielo marino en julio en 2014 (17,11 millones de kilómetros cuadrados), por delante de 2010 (16,92), 2013 (16,81) y 2015 (16,78), en tanto que el mínimo histórico es de 2019 (15,27), seguido de 2017 (15,30).

(SERVIMEDIA)