Compartir

El Gobierno español hizo llegar a las autoridades venezolanas, a través de los canales diplomáticos establecidos a tal efecto, que “se podría haber hecho de otra manera” la gestión del desplazamiento a Madrid de la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, que desembocó en el encuentro de ésta con el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, en el aeropuerto de Barajas, según manifestó este viernes la ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González Laya.

Lo dijo en una entrevista en la Ser recogida por Servimedia, en la que dejó claro que si el Gobierno hubiera sabido “con más tiempo” la llegada de Rodríguez a Madrid, se hubiera impedido, porque sobre la vicepresidenta venezolana pesan sanciones de la UE que la impiden entrar o transitar por territorio comunitario, y España, añadió González Laya, cumple con la aplicación de estas sanciones.

Por ello, la ministra reconoció que el Gobierno ha hecho llegar a las autoridades venezolanas, a través de los canales diplomáticos establecidos, que “se podría haber hecho de otra manera” la gestión y posterior comunicación del desplazamiento de Delcy Rodríguez a Madrid.

La jefa de la diplomacia española explicó que se tuvo conocimiento del desplazamiento a España de la vicepresidenta venezolana “cuatro horas antes” de que su avión aterrizase en el aeropuerto de Barajas.

También se refirió a los motivos por los que Ábalos acudió a Barajas en lugar de ella la noche que llegó Rodríguez. Lo hizo para reconocer que el ministro de Transportes se vio obligado a “lidiar con una situación que no era fácil” porque ella estaba en una reunión en Bruselas y había que dar una respuesta rápida para evitar una crisis diplomática.

Dejó claro que no existían alternativas para que el avión no aterrizara en Madrid, porque la aeronave no tenía autonomía suficiente para que tomara tierra en otro lugar, como tampoco las había para que Rodríguez se quedara encerrada en el aparato, puesto que nadie puede quedarse en una aeronave si los pilotos, que tenían que descansar, no están dentro. Por todo ello, concluyó que Ábalos gestionó la situación “de la mejor manera posible”, a tenor de lo sobrevenido de las circunstancias.

Por último, se pronunció sobre la situación del opositor Leopoldo López, que se encuentra refugiado en la Embajada de España en Venezuela. Sobre este particular, dejó claro que el Gobierno español se mueve “por razones humanitarias, de protección de su persona y de su integridad, y lo seguiremos haciendo el tiempo que sea necesario”.

(SERVIMEDIA)