Compartir

El Pleno del Congreso aprobará este martes un real decreto ley que traspone la directiva que exige la liberalización de los servicios ferroviarios comerciales a partir de diciembre de 2020, gracias al apoyo de formaciones de la oposición como el PP y Ciudadanos.

Dicho decreto, que fue defendido por la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, contiene también la trasposición de una directiva europea sobre marcas y de la ley de viajes combinados.

De esta manera, el decreto logró 266 votos a favor, 73 en contra y 9 abstenciones. El Congreso aprobó también su tramitación como proyecto de ley con 345 votos a favor, uno en contra y dos abstenciones.

En consecuencia, a partir de 2020, cualquier empresa que disponga de la licencia de empresa ferroviaria y del certificado de seguridad, que otorga la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria, y haya solicitado el uso de la infraestructura ferroviaria al administrador de infraestructuras, podrá prestar servicios en competencia con Renfe.

Sin embargo, dicha fecha no afecta a los servicios sometidos a Obligación de Servicio Público, que abarcan las Cercanías, Media Distancia y Avant. La normativa europea permite a los Estados miembros optar por que los servicios OSP no sean licitados obligatoriamente hasta 2023, período que puede ampliarse si existe un contrato vigente a dicha fecha.

En sus intervenciones, todos los portavoces que mostraron su apoyo a este decreto ley exigieron su tramitación como proyecto de ley para introducir mejoras, algo que fue aceptado por el representante del PSOE, el diputado césar Ramos.

Ramos explicó que “ante la posición de defender una trasposición simple de una directiva europea hemos hecho lo que teníamos que hacer” y mostró su disposición a que “nos podamos sentar a hablar de cómo podemos mejorarlo”.

En nombre del PP, Tristana Moraleja, explicó su apoyo al decreto por tratarse de la trasposición simple de dos directivas y de una copia de lo elaborado por el PP antes de abandonar el Gobierno. Además, criticó el gran número de decretos leyes impulsados por el Gobierno, lo que demuestra “La debilidad del señor Sánchez para gobernar”. “Mientras nos plagien todo les irá bien”, ironizó.

Por su parte, Fernando Navarro (Ciudadanos) mostró también su apoyo a este “decreto cóctel” y destacó los beneficios de llevar a cabo el proceso de liberalización ferroviaria, aunque lamentó que el Ejecutivo haya decidido “estirar al máximo” el plazo para hacerlo. También anunciaron su voto favorable los portavoces de CC, Ana Oramas, PDECat, Ferran Bel, y PNV, Iñigo Bariandarán.

En su rechazo al decreto, Sergio Pascual (Unidos Podemos) criticó al Gobierno por mezclar los viajes combinados y las marcas con “el futuro de 25.000 puestos de trabajo y con el futuro del sector ferroviario español” y lamentó la sintonía del PSOE y el PP en esta materia. También lo criticó Joan Olòriz (ERC) por lo que anunció la abstención de su formación.