Compartir
Catedral de la Almudena

El Ejecutivo quiere evitar que la catedral madrileña de La Almudena se convierta en lugar de peregrinación para los franquistas y nostálgicos del régimen, sin embargo, poco puede hacer, porque una vez que se exhumen los restos de Franco del Valle de los Caídos, la decisión es de la familia. Llegados este punto, su estrategia pasa por recurrir al Vaticano.

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, va a viajar a Roma para reunirse con Pietro Parolin, mano derecha de Su Santidad, y según informa ‘El País’ el principal tema a tratar, será el de la tumba de Franco, aunque no parece que vaya a ser una tarea fácil. La Iglesia ya ha dejado entrever en los contactos públicos y privados que no puede impedir que la familia Franco le lleve a la tumba que tienen pagada en la cripta de la Catedral.

La propia Carmen Calvo, ha reconocido que el Ejecutivo no tiene una fórmula legal puede impedir que los restos de Franco sean enterrados en la cripta de la Catedral madrileña, porque el templo no forma parte de Patrimonio Nacional. Tal y como admitía en ‘Onda Cero’, el Gobierno lo único que puede hacer es que se enaltezca su tumba en un edificio del Gobierno, pero sus restos pertenecen a la familia Franco que tiene un espacio en la cripta.

Calvo