Compartir

El Gobierno “no tiene sobre la mesa” revertir el decreto ley aprobado por Mariano Rajoy para facilitar el cambio de sede social de empresas catalanas tras el referéndum independista del 1-O.

Así lo indicó hoy la ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, en una entrevista en Onda Cero, donde subrayó que este tipo de decisiones son potestativas de las compañías y de sus órganos de gestión y consejos de administración.

Desde el 1 de Octubre de 2017 , han mudado su domicilio social más de 3.800 compañías conforme a los registros de Informa del grupo D&B, entre ellas las grandes multinacionales y toda la banca, liderada por Caixabank y Sabadell. Sin embargo, la reversión de la decisión por parte de Aguas de Barcelona (Agbar) alentó la expectativa de que otras puedan seguir sus pasos cuando la incertidumbre económica se ha apaciguado.

La ministra señaló que cancelar el decreto ley en estos momentos podría, incluso, entorpecer dicho regreso llegado el caso. La normativa articulada por el Ejecutivo popular permitió0 que las compañías, sobre todo las financieras, mudasen sus domicilios de forma expedita sin tener que esperar el tiempo reglamentario para convocar las juntas de accionistas que, según sus estatutos, eran las responsables últimas de aprobar una decisión así.

El caso de Caixabank resultó emblemático. De no promulgarse la normativa, el banco habría tenido que esperar quince días para celebrar su asamblea, mudar su sede y dar así certidumbre a inversores y clientes cuando la incertidumbre tomó las calles provocando salidas millonarias de depósitos todos los días.

La ley allanó el camino a Caixabank, que pudo actuar con rapidez en favor de sus depositantes e inversores y sirvió después a muchas otras empresas para efectuar un traslado raudo en apenas 24 o 48 horas.