domingo, 20 septiembre 2020 3:21

El Gobierno dice no poder confirmar la reunión de Corinna y un embajador en Arabia Saudí en 2007

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, afirmó este miércoles que, “hasta donde el Ministerio de Asuntos Exteriores ha podido indagar”, no se puede “confirmar” que se produjera la reunión de 2007 de la amiga del rey Juan Carlos Corinna Larsen y el exembajador en Arabia Saudí Arabia Saudí con príncipes de ese país para hacer negocios en nombre del actual monarca emérito.

Calvo contestó así a una pregunta del diputado de Unidos Podemos Rafael Mayoral, quien se interesó por esa supuesta reunión, divulgada por los medios de comunicación, en la sesión de control al Ejecutivo en el Congreso. La vicepresidenta se guardó para su segundo turno la puntualización de que el Gobierno no podía confirmar que dicha reunión tuviera lugar.

En sus dos intervenciones prometió que, bajo el actual Ejecutivo, el servicio exterior español se limitará a ejercer sus funciones constitucionales y cumplirá los “requisitos éticos” de un país democrático. “Este Gobierno puede responder de lo que hace y conoce”, acotó, sin entrar a valorar si el anterior gabinete socialista presidido por José Luis Rodríguez Zapatero, que gobernaba en 2007, se salió o no de este marco.

Para Mayoral, hay “muchos interrogantes” sobre esta cuestión , por lo que lamentó que se ponga “una mordaza” para que el Congreso no pueda discutir temas que están en la calle, aludiendo así al rechazo de la Mesa de la Cámara con los votos de PP, PSOE y Ciudadanos a que se constituyera una comisión de investigación sobre los bienes y finanzas del rey Juan Carlos, como pedía Unidos Podemos, que precisamente hoy registrará un escrito de reconsideración de esta decisión.

En general, reclamó el derecho del “pueblo” a conocer si la monarquía es “el instrumento idóneo para la corrupción” y si “ser jefe de Estado da derecho a convertirse en supermillonario”, porque “la corrupción ha servido a las élites para controlar el Estado sin presentarse a unas elecciones”.

Como pregunta resultante de esta reflexión, inquirió si el Rey emérito “es el señor X de la corrupción” en España, algo cuya inviolabilidad no puede privar a los españoles de conocer. Y, recordando que Juan Carlos I reivindicó en su día que todas las instituciones tengan un comportamiento ejemplar, reclamó “que estas palabras se conviertan en hechos”.

Calvo recordó también que el director del CNI, Félix Sanz Roldán, compareció el 25 de julio en la Comisión de Secretos Oficiales y dio “cumplida información” de “todo lo que es responsabilidad de este Gobierno”, y apeló al informe de los servicios jurídicos del Congreso para justificar el voto socialista en contra de la comisión de investigación y en coherencia con unas “condiciones jurídicas estrictamente constitucionales”. Por último, aventuró que “serán los jueces y los tribunales quienes tengan la última palabra” sobre los presuntos casos de corrupción, incluidos aquellos que pudieran afectar al Rey emérito y “no está Cámara”.

La diputada de Unidos Podemos Noelia Vera volvió a sacar el tema de la supuesta corrupción de la Monarquía y el rechazo del PSOE a investigarla en el Parlamento en su pregunta a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. “Nos están decepcionando demasiado”, protestó, antes de pasar a criticar que el Gobierno no haya hecho pública la lista de evasores fiscales.