Compartir
Servimedia

El secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica y el Caribe, Juan Pablo de Laiglesia, defendió este miércoles como posible salida a la crisis de Venezuela que el presidente del país, Nicolás Maduro, y el presidente ‘encargado’, Juan Guaidó, “se pongan de acuerdo” y convoquen unas elecciones democráticas presidenciales.

Así lo indicó durante una entrevista con Servimedia, después de que Maduro animase a Guaidó a convocar elecciones, lo que De Laiglesia consideró que “sería una fantástica noticia” porque “va a ser una vía de solución mayor y con más posibilidades de aportar una solución definitiva a la crisis que cualquier otra de las cosas que estamos viendo”.

De Laiglesia afirmó que “quienes propician la estrategia del caos” en Venezuela pueden provocar un “encastillamiento”, porque “Maduro no ha cogido la maleta y ha salido corriendo, el régimen no se ha desmoronado y el Ejército no se ha dividido”. El secretario de Estado indicó que, más bien, estas situaciones “pueden producir un efecto boomerang, de encastillamiento del régimen y de resistencia frente a lo que consideran como una agresión del exterior”.

De Laiglesia comentó que las distintas iniciativas de Guaidó “han tenido efecto en la movilización interna y en el apoyo internacional”, pero matizó que “no está en condiciones de convocar elecciones, para lo que le hemos reconocido la legitimidad”.

“ACERCAMIENTO CONSTRUCTIVO”

Además, indicó que la crisis en Venezuela “nos viene acompañando desde hace bastantes años desgraciadamente”, pero aseguró que con el presidente de Gobierno español, Pedro Sánchez, “además de las sanciones, introdujimos la necesidad de acercamiento constructivo para ayudar a la solución de la crisis, con un enfoque que prestara atención a los aspectos y necesidades humanitarias”.

Además, continuó, que permitiera “abrir canal de diálogo político desde el convencimiento de que solo puede venir de forma pacífica, democrática y con elecciones generales donde participen los venezolanos y decidan los venezolanos”.

De Laiglesia comentó que el papel del Gobierno español nunca ha sido el de mediador, sino que lo catalogan más como con la idea de “facilitador del diálogo entre el Gobierno de Maduro y las fuerzas democráticas”

El secretario de Estado indicó que desde la Unión Europea se intentó lograr algo más constructivo para el país, pero “no tuvimos respuesta ni en diálogo político ni en el humanitario”. “Pretendíamos una solución antes del 10 de enero, pero no tuvimos éxito y no conseguimos mover la voluntad del Gobierno de Maduro”.

En este sentido, recalcó que tanto desde España como desde la Unión Europea “no hemos renunciado a la idea de que la crisis venezolana tiene que resolverse democrática y pacíficamente y tiene que desembocar en elecciones”.

Cuestionado por si antes de verano habrá elecciones en Venezuela, De Laiglesia aseguró que van a seguir trabajando, porque “quien podría no quiere convocarlas y quien no tiene el poder y quiere no puede”. “Más allá del ruido de la crisis, lo importante es que se puedan convocar elecciones que superen de manera democrática y pacífica esa situación, porque es la única solución posible de la crisis”, reiteró.

Por último, lamentó que estamos en un momento en el que parece que “ninguna de las dos partes está dispuesta a ceder y parece que van a mantenerse en sus pretensiones y no se van a mover de sus posiciones”. Por ello, añadió, “hace falta que alguno de los dos o los dos cedan, se pongan de acuerdo y consideren una salida antes que proseguir con cumplir sus objetivos al 100%”.