Compartir

El Consejo de Ministros de este martes tiene previsto aprobar el nombramiento de la exministra de Justicia Dolores Delgado como fiscal general del Estado, tras pasar por los preceptivos análisis de órganos de los tres poderes del Estado.

Se trata del último y definitivo trámite -sólo quedaría la publicación del real decreto firmado por el presidente y el Rey el miércoles en el Boletín Oficial del Estado (BOE)- para que Delgado inicie oficialmente su mandato al frente de la Fiscalía.

Según la Constitución, en su artículo 124, “el fiscal general del Estado será nombrado por el Rey, a propuesta del Gobierno, oído el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ)”.

Por su parte, el artículo 29 del Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal, establece que el fiscal general del Estado será “nombrado por el Rey, a propuesta del Gobierno, oído previamente el Consejo General del Poder Judicial, eligiéndolo entre juristas españoles de reconocido prestigio con más de quince años de ejercicio efectivo de su profesión”.

Y que, “recibido el informe del CGPJ, el Gobierno comunicará su propuesta al Congreso de los Diputados, a fin de que pueda disponer la comparecencia de la persona elegida ante la Comisión correspondiente de la Cámara, en los términos que prevea su reglamento a los efectos de que se puedan valorar los méritos e idoneidad del candidato propuesto”.

Por último, recoge que “una vez nombrado”, -lo que se producirá mañana- “el fiscal general del Estado prestará ante el Rey el juramento o promesa que previene la Ley y tomará posesión del cargo ante el Pleno del Tribunal Supremo”.

Para llegar a este punto, Delgado ha pasado por una serie de rituales legales para que la figura del fiscal general del Estado sea avalada por los tres poderes: ejecutivo, legislativo y judicial.

Así, en el primer Consejo de Ministros -13 de enero- del Gobierno de coalición, el presidente Pedro Sánchez elevó la propuesta de nombrar a Delgado como fiscal general en sustitución de María José Segarra.

El pasado 16 de enero, el CGPJ avaló la idoneidad de Delgado por 12 votos a favor y 7 en contra, un hecho sin precedentes dado que con lo habitual es que las votaciones salgan por unanimidad.

El mismo día de su examen por el órgano de los jueces, la exministra registró en el Congreso su renuncia al escaño de diputada, lo que tuvo lugar dos días después de haber sido propuesta por el Gobierno.

El pasado jueves 20, la exministra compareció ante el Congreso y expuso su plan de acción ante la Comisión de Justicia donde recibió duras críticas por parte de los partidos de derecha. Superado ese trámite, sólo resta ya su nombramiento en el Consejo de Ministros.

(SERVIMEDIA)