Compartir

El Gobierno de España achacó este martes las versiones contradictorias que el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, ha dado públicamente en la última semana sobre su encuentro con la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, en el aeropuerto de Madrid a que primero quiso dar una “información reducida” de lo sucedido por la “discreción” que requieren los asuntos diplomáticos.

Así lo aseguró la portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros celebrado esta mañana en el Palacio de la Moncloa una semana después del incidente con Venezuela que Ábalos tuvo que gestionar la madrugada del domingo 19 de enero al lunes 20.

Montero argumentó que la mediación de Ábalos permitió “evitar una crisis diplomática” porque la vicepresidenta de Venezuela estaba dispuesta a entrar en España, aunque admitió no conocer “los planes” que tenía más allá de que el avión debía hacer escala en Madrid y la tripulación tenía obligación de descansar varias horas en cumplimiento de la legislación internacional.

“Evidentemente si la señora Rodríguez hubiera entrado en territorio español se habría producido una crisis con la UE y con Venezuela. Nuestra obligación era cumplir las sanciones que la UE ha puesto sobre Venezuela y así se produjo porque esta señora nunca atravesó el control de frontera y estuvo en suelo internacional”, dijo.

Montero destacó que el trabajo de Ábalos consistió en “garantizar que esta persona no entraba en territorio español” porque lo contrario habría supuesto violar las sanciones de la UE y habría obligado a detener a Rodríguez, provocando “una crisis importante dentro de Venezuela y dentro de nuestros socios europeos”. “Esto es lo que se evitó”, destacó

En este sentido, elogió que “la gestión de Ábalos fue absolutamente exitosa” porque sirvió para prevenir una crisis y “la tarea de la diplomacia es evitar los conflictos” antes de que se produzcan, aunque estos no parezcan tan graves como realmente lo son cuando no se solucionan antes de que estallen.

(SERVIMEDIA)