Compartir

La décima rotación del contingente español desplegado en la coalición internacional contra el yihadismo en Irak, compuesto en su mayoría por la Brigada ‘Canaria’ XVI, ha instruido en el ecuador de su misión (tres meses de los seis que pasarán en suelo iraquí) a unos 3.000 iraquíes para que logren ser “autosuficientes” en el mantenimiento de la estabilidad de su país.

Según informó el Estado Mayor de la Defensa (Emad), las labores de instrucción de los militares iraquíes tienen lugar en la base ‘Gran Capitán’ de Besmayah, situada a unos 30 kilómetros al oeste de Bagdad.

Al mismo tiempo, fuerzas de operaciones especiales instruyen a unidades iraquíes dedicadas a la lucha antiterrorista en Bagdad y Al Taqaddum. Por su parte, las Fuerzas Armadas españolas cuentan en Taji con una unidad de helicópteros que proporciona transporte aéreo en el interior de la zona de operaciones

En sus tres primeros meses de despliegue los militares españoles han instruido alrededor de 3.000 iraquíes y actualmente están instruyendo a otras dos nuevas brigadas. Esta instrucción se compone de aspectos tan dispares como primeros auxilios, tiro de armas individuales y colectivas, localización de neutralización de artefactos explosivos improvisados, combate en zonas urbanizadas, ‘check-points’ o movimientos de unidades de distintas entidades.

El Emad destacó que la moral del contingente es “alta” debido a los “éxitos” logrados en la actividad contra el grupo terrorista autodenominado Estado Islámico (EI) que ya no controla el territorio que tenía bajo su influencia tras haber sido recuperado por las instituciones iraquíes.