Compartir

Los 40 años de Ayuntamientos democráticos son el motivo del cupón de la ONCE del próximo miércoles, 3 de abril. Cinco millones y medio de cupones llevarán por toda España estos años de democracia local.

Las primeras elecciones municipales democráticas se celebraron el 3 de abril de 1979. En esa fecha, 26,5 millones de personas estaban convocadas a votar en estos comicios democráticos que se celebraban en España después de 48 años ya que las anteriores fueron el 12 de abril de 1931.

Ese 3 de abril de 1979, el número de mesas electorales fue de 39.613. Se elegían 8.041 alcaldes, 69.613 concejales, y 1.500 diputados provinciales. Los resultados de aquellas elecciones municipales de 1979 fueron 3.974 alcaldes para UCD; 1.130 para el PSOE; 236 para el PCE; 203 para CD; 216, para CIU; 137 para el PNV; 17 para PSA; ocho de HB; 22 para ERC; 39 para el PAR; dos para EE; y 2.049 para independientes y otros partidos.

Solo 104 mujeres lograron una Alcaldía en 1979, la mayoría en municipios con menos de 5.000 habitantes. Sólo siete mujeres estuvieron al frente de Ayuntamientos con más de 10.000 habitantes. El municipio con mayor tamaño gobernado por una mujer era Mollet del Vallés (casi 33.500 habitantes). Ninguna capital de provincia tuvo, en ese primer mandato, una alcaldesa.

En la actualidad, en España hay 13 alcaldesas que ocupan los Consistorios de las capitales de provincia. El número total de alcaldesas es de 1.386, frente a los 6.702 hombres que dirigen las Corporaciones Locales. Madrid, Euskadi y Asturias son las comunidades autónomas con porcentajes más elevados de mujeres en las alcaldías.

La Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) es la asociación de Entidades Locales de ámbito estatal con mayor implantación, agrupa Ayuntamientos, Diputaciones, Consejos y Cabildos Insulares, en total 7.324, que representan más el 90% de los Gobiernos Locales españoles. Fue declarada como Asociación de Utilidad Pública en junio de 1985.

Entre sus fines están el fomento y la defensa de la autonomía de las Entidades Locales; la representación y defensa de los intereses generales de las Entidades Locales ante otras Administraciones Públicas; el desarrollo y la consolidación del espíritu europeo en el ámbito local, basado en la autonomía y la solidaridad entre los Entes Locales; o la promoción y el favorecimiento de las relaciones de amistad y cooperación con las Entidades Locales y sus organizaciones.