lunes, 10 agosto 2020 18:31

El 56% de los trabajadores en España está en riesgo de infectarse por las características de su empleo

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) recoge que el 56% de los trabajadores en España se encuentra “en riesgo” de contagiarse en la situación actual por requerir un elevado grado de interacción física para desarrollar su empleo. Se trata del país con el porcentaje más elevado de los 24 que han sido analizados.

Así se recoge en el informe ‘Employment Outlook 2020’ de la OCDE y publicado este martes en el que se analiza el impacto de la crisis del coronavirus en el empleo. Las estimaciones se toman del estudio de un autor para la OCDE y se basan en datos de 2018.

Por otra parte, el informe apunta que destinos turísticos relevantes en Europa entre los que cita las Islas Canarias y Baleares en España podrían perder el 40% o más de sus empleos como consecuencia del Covid-19, en un contexto en el que el PIB español podría caer un 19% en el segundo trimestre del año, según indica.

En un análisis del mercado laboral de los países del entorno OCDE, el informe revela que el empleo de carácter inestable se eleva por encima del 10% en Finlandia, Grecia y España, y este tipo de empleo entre los menores de 29 años ha crecido “considerablemente” en cinco países, entre los que se encuentra España.

En este sentido, señala que la asociación entre contratos temporales y empleo inestable es “particularmente fuerte” en Austria, Estonia, Finlandia, Grecia y España.

Entre quienes se emplean a tiempo parcial, la tasa de pobreza ronda o supera el 20% en varios países como España. Estos trabajadores en España e Italia tienen menos acceso al sistema de prestaciones que los trabajadores con contratos estables, aunque la diferencia en protección social entre ambos colectivos se ha ampliado, particularmente en España, Grecia e Italia.

Por otra parte, el informe mide el grado de desincentivo económico para trabajar a jornada completa en varios países y concluye que en Francia, Australia, España y Letonia se registran los mayores niveles de desincentivos a trabajar más horas.

Además, recomienda que los trabajadores en España y Japón se formen para evitar despidos por una cualificación insuficiente.

En cuanto a los despidos, el informe señala que Hungría y España son los dos únicos países que han hecho más estricta la regulación.

(SERVIMEDIA)

Artículos similares