Compartir

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de Íñigo Méndez de Vigo dejó sin reportar a la inspección educativa 7.230 casos de acoso escolar que llegaron durante el primer año de funcionamiento del Teléfono contra el Acoso Escolar (900 018 018), lo que equivale al 96,3% de los casos identificados.

Así se desprende de datos del propio Ministerio de Educación en respuesta a una solicitud de acceso a la información pública realizada por Amnistía Internacional (AI) y a la que ha tenido acceso Servimedia. Según el Ministerio, en 2017 hubo 23.389 llamadas a este servicio, que ese año gestionaba una empresa de telemarketing. En total se detectaron 7.508 posibles casos de acoso escolar, de los que sólo 278 llegaron a la inspección educativa.

El protocolo del servicio telefónico, sin embargo, precisa que los casos detectados por el teléfono contra el acoso deben ser reportados a la inspección. Según Koldo Casla, autor del informe ‘Hacer la vista… ¡Gorda!’ de Amnistía Internacional sobre acoso escolar, las denuncias “no son inventadas por los niños” y, sin embargo, “no quedan reflejadas”.

“Como mucho documentan la edad y el sexo, pero lo que tienen que documentar realmente es la dimensión real de este fenómeno”, denunció este investigador. “Hay que aceptar que en todos los centros escolares hay casos de acoso escolar, y si dicen lo contrario es que no es verdad”, añadió.

En su informe, la ONG da cuenta del escaso registro de estos casos, que en ningún momento reflejarían la realidad pese a los esfuerzos de los centros escolares por impulsar protocolos. Además, según Casla, “los protocolos fallan”, tal y como indican los propios estudiantes a los que ha entrevistado AI para su informe.

El documento del Ministerio al que ha tenido acceso Servimedia, que aparece firmado por el entonces secretario de Estado de Educación, Marcial Marín, refleja cómo en comunidades autónomas como Madrid apenas se reportaron unas decenas de casos a la inspección educativa -dependientes de las consejerías de Educación- entre más de 1.000 detectados.

Si en la Comunidad de Madrid se detectaron 1.526 casos en 2017 a través del Teléfono contra el Acoso Escolar, a la inspección sólo llegaron 35. Esto supone el 2,3% de los casos. En Navarra, por ejemplo, sólo llegó un caso a la inspección a través de este teléfono, a pesar que el servicio había detectado 70.

En ese año, el teléfono estaba operado por una empresa de telemarketing llamada AlcaláBC, hasta que en 2018 pasó a ser gestionado por una entidad especializada en infancia, la Fundación ANAR.

La directora de este servicio telefónico de la Fundación ANAR, Diana Díaz, explicó a Servimedia que desde que ellos asumieron la gestión del Teléfono contra el Acoso Escolar en octubre de 2018, todo el equipo de atención está formado por psicólogos que abordan cada caso de forma individualizada y que, en caso de considerarlo oportuno, es habitual que se comunique a la inspección educativa.

El director de Amnistía Internacional, Esteban Beltrán, destacó por su parte que “es necesario un sistema de denuncias complementario al actual”, al tiempo que demandó un mejor registro de los casos de acoso escolar.

(SERVIMEDIA)