Compartir
Instagram

El secretario de Acción de Gobierno de Podemos, Pablo Echenique, justificó este jueves su rechazo como negociador jefe a los tres ministerios con una vicepresidencia que le ofreció ayer el PSOE señalando que “suenan bien, pero no permitirían mejorar la vida de la gente” por su falta de competencias, y no les compensaban porque “no hemos venido a la políca a figurar, a formar parte de ministerios decorativos”.

En declaraciones a la Cadena Ser recogidas por Servimedia, Echenique no concretó inicialmente qué votarán los diputados de Podemos hoy en la investidura, al decir que “tenemos que debatirlo”, pero al final lo insinuó, al decir que, si el planteamiento del PSOE es “o esto o nada, y me tenéis que votar, nosotros ya preguntamos a las bases lo que teníamos que hacer”. Los inscritos de Podemos avalaron con un 70% de sus votos hacer presidente a Pedro Sánchez en el caso de que hubiera un Gobierno de coalición. Ahora bien, “no hacer presidente” podría traducirse en un voto en contra o en una abstención.

En todo caso, él dijo que “sería bueno que hubiera una posibilidad de que hubiera un Gobierno de coalición” y lamentó que el PSOE “decidió poner fin a esas negociaciones” entre las 19.00 y la 20.00 horas, cuando ellos tenían “toda la voluntad de seguir negociando”. “No tengo mucha confianza en que tengan la voluntad de volver a sentarse”, se resignó. “Creo que no, por lo que he oído al PSOE”.

Cuando se le recordó que el PSOE no rompió, sino que planteó una última oferta, Echenique comenzó desdeñando: “Ayer el PSOE nos hizo tres o cuatro ofertas que decían que era la última siempre”. Y luego justificó que la intitulación de los ministerios (Vivienda, Igualdad y Economía Social y Asuntos Sociales) “suena bien, pero se trata de tener competencias”.

De Vivienda, hoy una Secretaría General, detalló que se les aseguró que no podría acabar con los desahucios sin alternativa habitacional ni regular los precios del alquiler, y de Igualdad, hoy una Secretaría de Estado, que no podría acabar con la brecha salarial, ni igualar los permisos de paternidad y maternidad, ni crear una red de escuelas infantiles. De Asuntos Sociales, que sería la mitad del actual Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, sí reconoció que tendría competencias importantes, pero matizó que buena parte de ellas están transferidas a las comunidades autónomas.

En resumen, alegó: “No queremos entrar en un Gobierno a toda costa. No queremos visibilidad ni proyección política; queremos llevar a cabo políticas públicas que mejoren la vida de la gente, y para eso hace falta tener competencias reales, no tener ministerios cuyo nombre suena bien pero no tienen competencias”. Y después completó: “No hemos venido a política a figurar, a formar parte de ministerios decorativos”. También se quejó de que en ningún momento el PSOE aceptó que tuviera competencias para el SMI, la factura de la luz o los permisos de maternidad.

En cuanto al documento de supuestas “exigencias” de una vicepresidencia y cinco ministerios con competencias concretas que filtró el PSOE, Echenique acusó a los socialistas de cambiarle el título y dijo que asistió “estupefacto” a su divulgación. “Todas nuestras propuestas son flexibles”, aseguró.