Compartir
Pixabay

El empresario que debía servir el banquete en una boda que se celebraba en una casa rural de Villavicencio de los Caballeros (Valladolid) ha sido condenado a una pena de dos años y seis meses de prisión. Además deberá indemnizar a la demandante con una cantidad de 5.353,40 euros, incluyendo las costas del procedimiento legal por  la comisión del delito de estafa, del cual es reincidente.

La novia había contratado un servicio de catering por 4.800 euros y, siguiendo las condiciones del contrato, abonó por adelantado el 75% del importe total en dos pagos. El 25% restante se pagaría tras la prestación del servicio.

Sin embargo llegó el día de la celebración y no se presentó nadie en el lugar previsto, ni se avisó a los contrayentes, ni a la casa rural de que no se daría el servicio.

Tras denunciar lo ocurrido, la investigación determinó que la persona que se presentó como gerente, propietario y cocinero del Catering Módena no tenía capacidad ni infraestructura para prestar el servicio. Además, no había contratado personal, ni comprado alimentos o material para la ocasión, aunque sí había sacado rápidamente de su cuenta los importes ingresados por la demandante.

Los novios tuvieron que improvisar ese mismo día la contratación del banquete en el Parador de Benavente y finalmente pudieron celebrar su boda en la casa rural.