Compartir

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, vuelve a verse entre las cuerdas, y no sólo por porque mintió sobre su relación con el excomisario, hoy encarcelado, José Manuel Villarejo, sino  por vertir comentarios homófobos sobre el juez, Fernando Grande-Marlaska, ahora ministro del Interior.

Delgado llamó “maricón” a su actual compañero de Gabinete, según se desprende de los audios publicados por el diario ‘Moncloa.com’, que este martes se ha hecho eco de un nuevo fragmento grabado, en el almuerzo que mantuvieron Delgado, Villarejo y el juez Baltasar Garzón, junto con otros mandos policiales en el restaurante Rianxo.

El tema de la homosexualidad arrancaba en un momento en que Villarejo expresaba su fidelidad a Garzón y así decían:

–Villarejo: Ése maricón que tienes al lado lo sabe, que yo sí que soy amigo incondicional como creo que intuyes. Lo que necesites, lo que haga falta.

–Garzón: En eso estamos…

Con ese pie llegó la revelación despectiva sobre la condición sexual de Grande-Marlaska, hoy un reconocido gay considerado de los más influyentes del país.

–Delgado: ¿Puedo contar lo de este?

–Garzón: Sí

Delgado: Un maricón.

–Villarejo: ¿Quién es maricón?

–Delgado: Marlaska.

La grabación que vuelve a poner en la picota a Delgado no sólo arroja comentarios en los que la ministra se mofa de la orientación sexual de Marlaska, además muestra un “tono incorrecto con las mujeres”.  De hecho, en un momento de la conversación, en el que los policías que asistían a la comida hablaban de mujeres, Delgado llegó a decir “Mira, yo te voy a decir una cosa, a mi que me den un tribunal de hombres, de tías no quiero. Y no me llevo mal con las tías, pero de tíos, sé perfectamente por dónde van. Y cada gesto, cada cosa.. por dónde va la historia”.

La tormenta en la que se ve envuelta Delgado salpica de lleno al Gobierno de Pedro Sánchez, que se encuentra de viaje en EEUU. En su entorno no se quiere ni pensar ver caer a la ministra que sería la tercera del Ejecutivo en poco más de 100 días.

LAS EXPLICACIONES DE LA MINISTRA

Tras la publicación de las grabaciones, Delgado se defiende asegurando que los audios están manipulados y que no se refería a Grande Marlaska.

“Ahora surgen unas grabaciones de una comida en la que participo hace nueve años en la que no tenemos los audios completos, sólo trocitos solapados, que no están puestos al completo. He hablado con mi compañero. Es amigo desde 2004 cuando llegó a la Audiencia Nacional. Esto me ha dolido. El que me conozca, entre ellos mi compañero Fernando Grande Marlaska, no se refiere a él. Es un ataque institucional”, asegura.

La actual ministra de Justicia asegura que cuenta con el “apoyo del presidente del Gobierno”, y que seguirá defendiendo sus “principios, honestidad y honorabilidad”. Además ha añadido que va a “seguir trabajando” porque tiene “un objetivo superior que dejarse arrastar por esta etapa que no tiene nada de político y de verdad”.