Quantcast

Disminuyen los incendios forestales observados en África Central

Un nuevo estudio de observación, publicado en Environmental Research Letters, ha revelado una tendencia a la disminución del área quemada que podría afectar los ecosistemas africanos.

Conocido como el “continente del fuego” por la NASA, África es sorprendentemente un punto crítico crucial para los incendios. Imágenes satelitales globales han demostrado que en un día promedio de agosto, es el hogar de al menos el 70 por ciento de los 10.000 incendios forestales que arden en todo el mundo y el 50 por ciento de las emisiones de carbono relacionadas con los incendios.

Dirigido por un equipo de investigadores de la Universidad de Albany, el nuevo estudio analizó incendios en África Central de 2003 a 2017 utilizando una combinación de datos de áreas quemadas derivadas de satélites, datos de reanálisis y técnicas de aprendizaje automático.

Los resultados mostraron una disminución total en el área quemada en aproximadamente un 1.3 por ciento por año. La disminución, tanto en la frecuencia como en el tamaño de los incendios, ocurrió principalmente en las sabanas y pastizales tropicales. Se observó un pequeño aumento en el área quemada en el borde sur de la selva tropical del Congo.

“Los incendios forestales pueden ser enormemente destructivos, particularmente para los ecosistemas forestales, pero también juegan un papel crucial en el mantenimiento de la función ecológica y la salud”, dijo Liming Zhou, profesor del Departamento de Ciencias Atmosféricas y Ambientales de la Universidad de Albany (DAES) y coautor del estudio.

“Los incendios que ocurren naturalmente son importantes para controlar el crecimiento de la vegetación y los patrones de los pastizales, sabanas y matorrales, y son esenciales para el mantenimiento de estos ecosistemas y el apoyo de una gran variedad de especies endémicas”.

El clima en África Central se caracteriza por un fuerte gradiente de precipitación entre el Sahara, el desierto más grande y seco del mundo, y la Cuenca del Congo, la segunda selva tropical más grande del mundo. El área es extremadamente rica en biodiversidad y abarca ecosistemas que son sensibles a los incendios forestales debido a los cambios climáticos y las actividades humanas, según los investigadores.

Se sugiere que la vegetación menos inflamable, debido al cambio climático en África Central, es la principal causa de la disminución observada del área quemada, según el estudio. El hallazgo se suma a una tendencia de sequía a largo plazo previamente documentada y al aumento de la duración de la estación seca en la cuenca del Congo desde la década de 1980.

Aunque las condiciones más cálidas y secas con estaciones secas más largas tienden a aumentar el riesgo, la extensión espacial y la duración de los incendios forestales, el impacto en los incendios es difícil de predecir debido a una serie de factores climáticos y antropogénicos, según los investigadores. La combinación de los últimos productos satelitales y técnicas de aprendizaje automático les permitió desenredar mejor las complejas interacciones de la región entre incendios, clima y ecosistema, lo que podría tener profundas implicaciones para el futuro desarrollo social local y la gestión de incendios.

“Nos sorprende descubrir que la biomasa inflamable suprimida fue la causa principal de la disminución del área quemada en sabanas y pastizales”, dijo Yan Jiang, autor principal del estudio y estudiante de posgrado del DAES.

“Nuestros resultados son consistentes con la correlación positiva entre el verdor de la vegetación y la cantidad de precipitación en las sabanas y pastizales locales. Otro hallazgo clave es que los cambios en el área quemada en las sabanas, pastizales y bordes de la selva tropical en África Central probablemente sean naturales y no causados por la tala de bosques y actividad agrícola”.

Comentarios de Facebook