Compartir

La Dirección General de Tráfico (DGT) informó este martes de que está en su “agenda” limitar la velocidad en carreteras convencionales a 90 kilómetros por hora y elevar el número de radares, ya que España es de los pocos países europeos que aún mantienen a 100 la velocidad máxima permitida en este tipo de vías.

El 76% de los fallecimientos este verano en las carreteras españolas fueron en carreteras convencionales, lo que ha servido al director general de Tráfico, Pere Navarro, para advertir de la necesidad de reducir la velocidad en estas vías. “Los datos hablan por sí solos”, aseguró en la rueda de prensa para presentar las cifras de siniestralidad en los meses de julio y agosto.

En este sentido, expuso el ejemplo de Francia, donde desde el 1 de julio está prohibido superar los 80 kilómetros por hora en las carreteras convencionales. “Llevaban tres años de aumentos continuados en los fallecimientos por accidentes”, justificó el responsable de Tráfico.

De hecho, España es de los pocos países europeos junto con Rumanía, Polonia, Irlanda, Alemania y Austria que aún mantienen la velocidad en 100 kilómetros por hora, mientras que la mayoría ya han llevado a cabo la transición hacia la limitación a 90 kilómetros por hora. “Está en la agenda”, informó Pere Navarro.

Asimismo, el director general de Tráfico lamentó que sus dos predecesores en el puesto -María Seguí y Gregorio Serrano- “tenían muy claro reducir la velocidad a 90”, pero “no lo hicieron”, lamentó. “Me cuesta encontrar argumentos en contra”, continuó Navarro, ya que el 51% de los accidentes en esta vía se producen, según los datos de la DGT, por alta velocidad.

MÁS RADARES

Otro de los planes de Pere Navarro durante su nuevo –y segundo- mandato como director general de Tráfico es aumentar el número de radares. Si en 2015 Francia tenía 3.953 de estos dispositivos repartidos por sus carreteras, España sólo tenía 905, mientras que Reino Unido alcanzaba los 7.200.

“Si queremos homologarnos a los países de referencia en seguridad vial, miremos la ratio de radares por habitante”, agregó. De esta manera, desde la DGT “hemos abierto el debate” y, según su planteamiento, el objetivo es incorporar ambas medidas –limitar velocidad y más radares- en este mandato.

Por último, Pere Navarro celebró la incorporación de 250 agentes de la Guardia Civil a la agrupación de Tráfico para este mes de septiembre, cuando se harán “más controles de alcoholemia”.