Compartir

La Guardia Civil ha detenido al autor del disparo fortuito que se cobró la vida de un niño de cuatro años en una cacería en el municipio sevillano de Guillena durante este pasado fin de semana. Está previsto que pase a disposición judicial a lo largo de la jornada.

Los agentes han detenido al hombre, de origen italo-argentino, acusado de un delito de homicidio imprudente, durante la montería que se celebró el sábado en una finca de caza situada en el coto “La Lapa”.

El trágico suceso tuvo lugar hacia las 11,30 horas de la mañana, cuando Emergencias Andalucía recibió la llamada de alerta de que había una víctima por el disparo de una escopeta. El niño, que iba acompañado de su padre, recibió el tiro mortal y aunque los sanitarios del centro sanitario de Burguillos, a unos 12 kilómetros del lugar de los hechos, trataron de reanimarle durante dos horas, no pudieron hacer nada por el pequeño.

El niño de cuatro años fue enterrado este domingo en el cementerio local de Écija.