Compartir

Los Mossos d’Esquadra han detenido a un francotirador que pretendía matar al presidente, Pedro Sánchez, en venganza por la exhumación de los restos de Franco del Valle de los Caídos. Según ha adelantado a primera hora de la mañana el diario ‘Público’, el “lobo solitario” ha sido identificado como Manuel Murillo Sánchez.

En rueda de prensa, el inspector de los Mossos, Albert Oliva, ha confirmado que se trataba de un vigilante de seguridad en cuya casa se han localizado decenas de armas, algunas reglamentarias y otras ilegales.

Fuentes del Palacio de la Moncloa han asegurado que la seguridad del Presidente no se ha visto comprometida en ningún momento: “Este tipo de amenazas es una constante a la que, por supuesto, no debemos acostumbrarnos. Además de agradecer las muestras de solidaridad recibidas, es necesario seguir trabajando por la serenidad en el debate político”.

El detenido, un experto tirador de 63 años, fue arrestado hace 3 semanas y se encuentra en prisión preventiva. Murillo aseguró estar dispuesto a “sacrificarse por España” en WhatsApp y fue lo que inició la investigación de los Mossos. Tras su detención en su vivienda en Terrassa, los agentes encontraron hasta 16 armas de fuego, entre ellos, un subfusil de asalto y rifles de alta precisión.

Murillo es vigilante de seguridad privada, que cuenta con licencia de armas y según fuentes policiales buscaba cómplices para matar con “ese rojo de mierda” en un grupo de WhatsApp.