Compartir
Guardia Civil

Benito Ortiz Perea, de 61 años, llevaba fugado desde el 29 de julio cuando saltó desde la ambulancia con la que se le trasladaba a la cárcel de Zuera. El fugado estaba condenado por atracar varios bancos y, según la policía, era un fugado peligroso.

La Policía Nacional ha encontrado a Ortiz en la estación de Zaragoza-Delicias semidisfrazado. El fugado levantó las sospechas de una patrulla en el momento en que los agentes que le pararon para pedirle la documentación vieron que estaba “nervioso y tartamudeando” al contestar a las preguntas de los agentes.

Solo cuando los agentes le trasladaron a las dependencias de la Policía, supieron de la verdadera identidad del hombre al que habían detenido.

La Guardia Civil activó al orden de captura sobre Ortiz el mismo día que se fugó así como a los equipos de búsqueda. Después de más de un mes de búsqueda, los agentes se plantearon la posibilidad de que el fugado pudiera haber fallecido.