Compartir
Retrato de Khalid Makran distribuido por los Mossos dEsquadra (El Periódico)

La Policía ha logrado detener en las últimas horas a dos presuntos yihadistas en Tarragona y Vitoria.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha confirmado en ‘Espejo Público’ la detención en Tarragona de uno de ellos. Se trata de Khalid Makra, de 29 años y origen holandés, que ha sido arrestado por las fuerzas de seguridad en un área de servicio de la AP-7 en Cataluña.

Los servicios de inteligencia había advertido a la Policía Nacional, Mossos d’Esquadra y Guardia Civil de la radicalización de este joven, con “soflamas islamistas”. Se le había visto por última vez en Salou (Tarragona).

Agentes de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional, en colaboración con la Brigada Provincial de Información de San Sebastián y la Brigada Provincial de Información de Vitoria, detuvieron este lunes en Vitoria a I.Z., de 36 años y nacionalidad argelina, por su presunta integración en la organización terrorista Daesh.

Según informó el Ministerio del Interior a través de un comunicado, durante los últimos cuatro años el detenido desarrolló numerosas acciones presuntamente destinadas a favorecer e impulsar la actividad de Daesh, entre ellas “divulgar y extender la doctrina fundamentalista sunnita, realizar labores de captación directa y remota, favorecer el regreso de los ‘combatientes extranjeros’ a Europa o colaborar con otros yihadistas que aún permanecen en Siria”.

El detenido aprovechaba su cargo como presidente de una reconocida asociación cultural para difundir con mayor facilidad el credo yihadista entre los miembros de la comunidad islámica vasca. Entre sus proyectos estaba crear una escuela para adoctrinar desde la infancia a los niños musulmanes que acudiesen a ella.

Las investigaciones realizadas indican que el detenido adoctrinó a través de redes sociales a una persona que de manera sistemática enviaba material audiovisual al objeto de inocular en ella el pensamiento de hacer la yihad. Además de intentar aislarla de su familia, centró sus esfuerzos en que aprendiese marketing ‘online’ e idiomas para distribuir más eficazmente la propaganda de Daesh.

PERSONALIDAD VIOLENTA

El detenido llegó a amenazar con un arma blanca a agentes de la autoridad gritando “voy a matar policías”. Otra vez agredió a una pareja de policías, hecho por el que fue detenido por atentado contra la autoridad.

“El hecho de que el detenido alardease de su autoformación en la elaboración de artefactos explosivos caseros ha dirigido las acciones de la Policía Nacional a neutralizar esta amenaza”, remarcaron desde Interior.

La investigación, que ha contado con la colaboración del Centro Nacional de Inteligencia y Europol, se ha desarrollado bajo la supervisión del Juzgado Central de Instrucción Número 2 y la coordinación de la Fiscalía de la Audiencia Nacional.