Compartir

La Policía Nacional ha detenido en Gijón (Astúrias) a un joven de 19 años acusado de robar el móvil y comerse la ensalada que un camarero tenía preparada para cenar, aprovechando que la víctima recogía la terraza del local.

El trabajador denunció la sustracción, según ‘La Nueva España‘, cuando al entrar al interior del local se dio cuenta de que sus cosas habían desaparecido. Tras la llamada, los agentes se personaron en el lugar del aviso, en la calle Rodríguez San Pedro.

Según el testimonio de la víctima, el robo había tenido lugar hacia las tres de la madrugada cuando recogía el mobiliario del exterior, ya que se disponía a cerrar el establecimiento. Fue entonces cuando un joven aprovechó para entrar en la cocina.

La Policía encontró al ladrón mientras trataba de esconderse entre los coches. Al interrogarle, admitió haberse tomado la ensalada, pero no el robo del móvil.

Cuando los agentes le cachearon encontraron el dispositivo en un bolsillo interior de la chaqueta. Aún así él contó que lo había comprado a un desconocido por 20 euros.