Compartir

Un joven de 22 años ha sido detenido por los Mossos d’Esquadra en Llagostera por cultivar en su jardín 300 plantas de Marihuana en una construcción conectada a la electricidad de forma fraudulenta.

En el registro, se han incautado las 300 plantas, 21 lámparas y los mismos transformadores, así como filtros, extractores de aire y ventiladores. El joven no cuenta con antecedentes penales y será llamado a declarar en Girona ante un juez.

El joven se enfrenta a una acusación por un delito contra la salud pública y de defraudación de fluido eléctrico. Los Mossos sospechaban de ese habitáculo, según informa ‘La Vanguardia’, desde mayo.