Compartir

Un hombre de 63 años ha sido detenido en la localidad vizcaína de Baracaldo tras ser pillado lanzando trozos de comida envenenada a la calle con el objetivo de que se la comieran los perros.

Fueron varios agentes de paisano de la policía municipal la que procedió al arresto tras percatarse de lo que estaba haciendo. Ya durante el mes pasado fueron varias las personas que denunciaron el hallazgo de comida en mal estado en la calle.

Al detenido se le han encontrado tres bolsas de comida, dos paquetes de arroz, carne y pienso. Durante su huida, el presunto autor de los hechos se habría detenido un momento para arrojar al suelo varios comprimidos de medicamentos, que posteriormente fueron recogidos por los agentes, según informa ‘El Correo‘.