Compartir

La Policía local de Málaga ha detenido a un hombre de 52 años como presunto responsable de maltratar a su padre octogenario y de resistencia a la autoridad. Según informa el ‘Diario Sur’, que cita el informe policial, el individuo agredió brutalmente a su padre de 84 años, provocándole la fractura de la cadera y de la pierna izquierda.

Tras recibir la llamada de alerta y presentarse en el domicilio, los agentes no fueron recibidos en la vivienda y escucharon cómo desde dentro, el agresor, natural de Madrid, les decía “aquí no ha pasado nada, fuera de aquí”, y “hay que ver lo que he hecho”.

Finalmente la policía logró contactar con la víctima por teléfono, a través de la sala 092, y el anciano les confirmó que estaba herido y que precisaba ayuda. Ante la petición, y pese a que habían solicitado la ayuda de los bomberos, los agentes decidieron derribar la puerta y entrar.

Una pareja de policías encontró al anciano herido en su dormitorio y fueron a asistirle, mientras otros dos trataron de reducir al hijo, que presentaba una fuerte resistencia.

La víctima fue trasladada al hospital con pronóstico clínico grave, y precisó ser intervenido quirúrgicamente. Por su parte, el hijo fue trasladado a dependencias judiciales tras confirmarse en una valoración psiquiátrica que no tenía ninguna descompensación patológica.