Compartir

La Guardia Civil ha detenido en Oviedo a un ciudadano ruso que empleaba fertilizantes para uso agrícola para elaborar falsos medicamentos, que publicitaba como eficaces para hacer frente al cáncer, los síndromes de ansiedad o el cansancio y que vendía por entre 60 y 80 euros la unidad.

Según informó este martes el Instituto Armado, este ciudadano ruso ha sido arrestado en el marco de la ‘operación Feiticeiro’, en la que también se ha investigado a dos mujeres, una como supuesta colaboradora en la fabricación, suministro y almacenamiento de los medicamentos y otra residente en Alicante, donde el detenido tenía una segunda vivienda.

La Benemérita destacó que las personas que adquirían los productos de este grupo delictivo, además de sufrir un fraude como consumidores, podía poner en riesgo su vida debido a la incapacidad para controlar la enfermedad hacia la que iba dirigida el fármaco y también sufrir efectos negativos en su salud, al contener estos falsos medicamentos sustancias tóxicas.

Para elaborar sus falsos medicamentos, el detenido mezclaba fertilizantes con agua destilada, a continuación envasaba este líquido en frascos adquiridos en farmacia e imprimía las etiquetas, prospectos y cartonaje falseando las indicaciones sobre fabricante, origen y modo de empleo.

DENUNCIA DE UN SOCIO

La operación se inicio a finales del pasado año, cuando los agentes recibieron una denuncia en Pravia (Asturias), en la que un hombre explicaba desavenencias dentro de una empresa que trabajaba con un complejo de aminoácidos que se usan en agricultura y cuyas ventas y gestiones de ampliación de mercado se hacían principalmente en Rusia, Ucrania y otros países de la zona.

Las pesquisas permitieron identificar al socio del denunciante como V.S., ciudadano ruso de 59 años de edad y con domicilio en Tudela Veguín-Oviedo (Asturias). Asimismo, los agentes constataron que este investigado se dedicaba a la fabricación casera de supuestos medicamentos para el consumo humano en su vivienda de Tudela Veguín y que comercializaba en Asturias, Alicante y Rusia.

Tras tomar manifestación a varios testigos y compradores de estos medicamentos se pudo establecer que esta persona se dedicaba a fabricar y distribuir medicamentos ilegales a nivel nacional y muy probablemente a nivel internacional. Se averiguó que para elaborar sus productos usaba principios activos agrícolas, documentación falsa y una marca ficticia. Para ello hacía uso de un logo y nombre comercial de dos empresas reales ubicadas en España.

Por tal motivo, se procedió a la detención de V.S. como presunto autor de un delito contra la salud pública y otro delito contra la propiedad industrial y se procedió al registro de la vivienda del detenido. En el inmueble se intervinieron 25 kilogramos de distintas sustancias, minerales, vegetales, nutrientes, fertilizantes, biofertilizantes y otros complementos de uso agrícola. También había 106 litros de aditivos de alimentación para uso ganadero que supuestamente se empleaban para la fabricación de los medicamentos, así como los frascos empleados para su envasado y casi 7000€ en efectivo.

RIESGO PARA LA SALUD

El detenido afirmaba que uno de sus fármacos era un protector y activador de la regeneración en el organismo humano que contrarrestaba dolencias de gravedad como cáncer y síndromes de ansiedad o cansancio. El falso medicamento preparado era vendido al precio de entre 60 y 80 euros por unidad.

Las personas que adquirían este producto, además de sufrir un fraude como consumidores, podrían poner en riesgo su vida debido a la incapacidad para controlar la enfermedad hacia la que iba dirigida el fármaco y también sufrir efectos negativos en su salud al contener estos “medicamentos” sustancias tóxicas.

La Guardia Civil alerta de las consecuencias del consumo de estos medicamentos y solicita a los compradores que dejen de utilizarlo y se personen en dependencias de la Guardia Civil para denunciar esta venta fraudulenta. Las diligencias instruidas por el Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Oviedo, son remitidas al Juzgado de Instrucción número 4 de Oviedo.

(SERVIMEDIA)