Compartir

La Guardia Civil, en colaboración con la Gendarmería francesa, ha detenido en la ciudad gala de Saint-Server a una ciudadana de este país que el pasado mes de agosto asesinó en la provincia de Zaragoza a una amiga con la que estaba de vacaciones por España.

Según informó el Instituto Armado, a la arrestada, de 54 años, se le imputan los delitos de homicidio, usurpación de estado civil y estafa. Estos dos últimos tipos penales tienen que ver con que la presunta asesina empleó la identidad de la víctima tras el crimen e hizo uso de sus tarjetas bancarias.

El cuerpo de la víctima, una mujer francesa de 58 años, fue hallado el pasado 18 de agosto en las inmediaciones de un molino eólico ubicado en el término municipal de Sos del Rey Católico (Zaragoza). El cadáver presentaba signos de violencia y la autopsio reveló que la muerte se produjo por estrangulamiento.

El cuerpo presentaba además otros signos de violencia, como varios golpes y dos heridas punzantes sangrantes, compatibles con algún tipo de arma blanca. La muerte se habría producido pocos días antes del hallazgo del cadáver.

VARIAS PROVINCIAS

De las numerosas gestiones realizadas por los especialistas de Policía Judicial para la identificación tanto de la víctima como del presunto autor del homicidio, el día 23 de agosto se logró alcanzar una línea de investigación sólida que permitió llevar a la plena identificación de la fallecida y su supuesta autora.

Se trataba de dos mujeres de nacionalidad francesa, unidas por una relación de amistad y sobre las que se reconstruyeron sus últimos movimientos antes de la aparición del cadáver.

Dichas informaciones e identidades fueron facilitadas a la Policía Nacional Francesa y mediante una orden europea de investigación emitida por la autoridad judicial competente, se solicitó su colaboración y la realización de diferentes gestiones para la localización de la sospechosa.

Como resultado de la investigación, se determinó que ambas mujeres estuvieron realizando turismo por diferentes localidades de Huesca, Navarra y Zaragoza, utilizando para ello el vehículo propiedad de la víctima. En este vehículo se habría llevado a cabo el homicidio, en el término municipal de Sos del Rey Católico y se habría trasladado posteriormente el cuerpo sin vida hasta el parque eólico, continuando la sospechosa utilizando el vehículo de manera particular y con el que regresó a Francia.