domingo, 9 agosto 2020 2:31

Descubren en un piso de Canarias una imprenta para falsificar billetes de 20 y 50 euros

La Policía Nacional ha desmantelado en una habitación de un domicilio en Las Palmas de Gran Canaria una imprenta clandestina que estaba preparada para la impresión de 350.000 euros falsos en billetes de 20 y 50 euros.

Según informó este viernes la Policía, esta operación ha culminado con la detención de dos personnas, a las que se les han intervenido, entre otros efectos, seis impresoras y 3.000 hojas de papel para la falsificación de billetes falsos y gran cantidad de botes de tinta.

La operación, al tener carácter internacional, ha contado con la coordinación de Europol y las autoridades de Colombia. La organización criminal se encontraba asentada en este país sudamericano, pero para facilitar la introducción del dinero falsificado en el circuito financiero de Europa decidió trasladar a parte de sus miembros al archipiélago canario.

La investigación comenzó gracias a la estrecha relación de la Policía Nacional con las autoridades colombianas en la lucha contra la falsificación de moneda. Fruto de esta relación, a principios del presente año el Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía de la República de Colombia comunicó a los agentes españoles que estaban llevando a cabo una investigación por falsificación de moneda.

‘EXPORTACIÓN’ A EUROPA

Los agentes colombianos habían descubierto que la organización criminal se encontraba radicada en la ciudad de Cali y que estaba preparando una operación para imprimir ingentes cantidades de euros falsos. Además, averiguaron que la organización especializada en narcotráfico y falsificación de moneda había decidido trasladar la impresión de euros falsos a Europa, con el objeto de facilitar su introducción en el circuito financiero. Por tal motivo, la cúpula del grupo criminal envió a España a dos impresores pero solo uno logró pasar el control de fronteras del aeropuerto.

Una vez en España, el impresor llegado desde Cali (Colombia) contactó con otros miembros de la organización en España y se trasladaron al archipiélago canario, concretamente a la Isla de Gran Canaria donde establecieron su base para la imprenta de euros falsos.

Después de varias indagaciones, los agentes españoles comprobaron que la organización había adquirido impresoras, cartuchos de impresoras, maquinaria, guillotinas, tintas, papel y otros efectos relacionados con su actividad delictiva. Con toda la información, los investigadores dedujeron que estaban preparando una falsificación de billetes de 20 y 50 euros de alta calidad, por lo que establecieron un dispositivo para detener los responsables.

(SERVIMEDIA)

Artículos similares