Compartir
'Buenos días Madrid'

Unos padres del municipio madrileño de Parla se han visto obligados a denunciar a su propio hijo por ser un ‘okupa’ en la vivienda familiar y le han desahuciado. La justicia les ha dado la razón por ser los dueños del inmueble.

Según informa ‘Telemadrid’, cuando los padres se van de vacaciones acuerdan pedir verbalmente un alquiler a su hijo de 200 euros. Sin embargo cuando vuelven se encuentran con que la cerradura estaba cambiada.

El joven ha tenido que pasar la noche en su coche junto a su pareja y sus dos hijos.