Compartir

El portavoz de Vox en el Parlamento de Andalucía, Francisco Serrano, aprovechó los primeros minutos de su participación en el Pleno de investidura para definir a su formación como “un partido de extremo sentido común, que está hasta el gorro del lenguaje inclusivo”.

Serrano destacó que su partido, que entra ahora en la escena parlamentaria, ha sido el que “ha facilitado la alternativa democrática” en Andalucía, “porque no hay democracia allí donde no hay alternancia en el Gobierno”. “Vox ha sido la herramienta democrática que ha puesto fin al régimen socialista” en Andalucía, remarcó.

“Somos el partido que ha venido a ocupar el vacío” en el arco parlamentario para dar respuesta a “muchos andaluces y españoles indignados” que no encontraban respuesta. A su juicio, esas personas que estaban perdidas y que ahora se han encontrado en Vox tienen “ideas de derechas, pero también de izquierdas”, y algunas incluso son de las que “llevan años” en la abstención.

IZQUIERDA TOTALITARIA

El portavoz de Vox aclaró que no va a hablar de “andaluces y andaluzas”, porque los ciudadanos están “hasta el gorro del lenguaje inclusivo” impuesto por la “izquierda totalitaria”, a la que dedicó gran parte de su discurso.

Sin embargo, dijo que apostarán por ser “rivales en la política pero no enemigos”, y reclamó al candidato del Partido Popular, Juan Manuel Moreno Bonilla, que condene los “ataques” que sufre su formación. Destacó que ellos son diferentes y “exigimos respeto en una confrontación que no debe sobrepasar el debate” parlamentario.

Serrano puso en valor el “orgullo de ser la fuerza política decisiva que ha propiciado el cambio” y criticó que el PSOE adoptó en Andalucía una posición “triunfalista, después acomodaticia y después conformista”, mientras que la del PP fue “derrotista, conformista y de resignación”. “El cambio”, dijo, se produce “no gracias al PP ni Cs; hemos sido nosotros los que hemos propiciado el cambio”.

El portavoz de la formación que lidera Santiago Abascal afirmó que quieren “acabar con los abusos de esa política” de la izquierda y aseguró que sus simpatizantes “no son violentos”, sino que actúan en base a la carta de amor del evangelio de San Juan, mientras que “los extremistas radicales” que les “difaman” basan su ideología en “personajes violentos, machistas, homófobos y xenófobos como Stalin y Che Guevara”, que defendían posiciones totalitarias.

“Estamos a favor de las libertades individuales y detestamos cualquier tipo de dictadura, sea de izquierda o de derechas”, aseguró. En esta línea, parafraseó a Francisco de Asís: “Donde hay odio, que yo lleve el amor”, para explicar que ellos son “gente de orden” que creen en la ley.

VIOLENCIA DE GÉNERO

Sobre la igualdad y la lucha contra la violencia de género, Serrano sostuvo que hay miles de andaluces que están “hartos de imposiciones ideológicas en materia de género” y, por eso, ellos quieren “que no se engañe más a las mujeres”,

Aseguró que habrá una defensa eficaz de quienes sufren la violencia, frente a las “suculentas subvenciones y ayudas” que se estaban concediendo hasta ahora sin ningún tipo de control financiero.

En esta cuestión, poniendo en valor su defensa de las personas que han sufrido violencia, recordó que en su etapa de juez recibió hace años un premio de mujeres maltratadas, mientras la líder del PSOE, Susana Díaz, “defendía que se hicieran botellonas” desde su puesto en el Ayuntamiento de Sevilla.