Compartir

La actividad cultural podrá reanudarse en la fase dos del plan de desescalada anunciado este martes por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, lo que emplaza la reapertura de teatros, cines, auditorios y otros espectáculos a finales del mes de mayo o principios del mes de junio en el mejor de los escenarios, aunque habrá de hacerse con limitaciones de aforo a un tercio.

La fase dos se prevé para el 1 de junio tras superar la cero y la uno, ya que cada fase durará dos semanas si se produce una evolución favorable de la pandemia. Será entonces cuando, si se cumplen los “marcadores estipulados” por Sanidad, podrá volver la cultura entre fuertes medidas de seguridad.

Los espectáculos como el teatro o la música tendrán que reducir su aforo a un tercio y el público deberá estar siempre en butacas preasignadas. Es decir, los conciertos en pista -de pie- estarían prohibidos.

En el caso de que sean espectáculos al aire libre, no podrán tener un aforo superior a las 400 personas y el público también deberá estar sentado, lo que limita considerablemente los festivales de verano, cuya temporada arranca en mayo.

En esta fase también se podrán visitar monumentos y salas de exposiciones con un tercio del aforo, siempre y cuando el público no supere las 50 personas, según anunció el presidente del Gobierno tras la reunión del Consejo de Ministros.

La mayoría de los teatros y espacios culturales cerraron sus puertas a partir del 11 de marzo por la fuerte expansión del coronavirus, siguiendo el paquete de medidas que decretó entonces el Gobierno para las zonas de “alta transmisión” como era Madrid. También cerraron entonces los grandes museos como el Prado, el Reina Sofía o el Thyssen-Bornemisza.

Con ellos, el Teatro de la Zarzuela, el Teatro Real y los grandes espacios culturales de la capital echaron el cierre. Más tarde, el 14 de marzo, el presidente del Gobierno anunció el decreto del estado de alarma, que se ha ido prorrogando cada 15 días hasta el día de hoy.

Un informe del Observatorio de la Cultura de la Fundación Contemporánea, estimó una caída del 36,5% en los ingresos del sector cultural para todo el ejercicio, ya que el 23% de las actividades culturales anuales han sido suspendidas como consecuencia de la pandemia.

(SERVIMEDIA)