Compartir

Cs y Partido Popular alcanzaron anoche un principio de acuerdo de gobernabilidad en Castilla y León. De este modo se despeja el camino para que el candidato del PP Alfonso Fernández Mañueco sea investido presidente de la Junta y a cambio Ciudadanos lograría poder institucional a través de la presidencia de alguna diputación y de alguno de los principales ayuntamientos de la comunidad como Burgos o Palencia, según informaron fuentes de la formación naranja.

La semana pasada ambas formaciones iniciaron en Valladolid el proceso negociador de un programa para gobernar Castilla y León, algo que pretenden hacer con un planteamiento de cambio y moderación del que aseguran se beneficiarán los habitantes de esta comunidad.

En ese encuentro participaron, junto a los equipos negociadores autonómicos liderados por Alfonso Fernández Mañueco y Francisco Igea, los dirigentes nacionales Teodoro García Egea y José María Espejo.

Tras la reunión, Fernández Mañueco expresó su convencimiento de que llegarían a un “buen acuerdo” para conformar un Gobierno “moderado y de renovación” para la comunidad y se mostró convencido de que “no habrá ningún problema” con la regeneración que exige Ciudadanos porque están de acuerdo con la transparencia y la rendición de cuentas.