Compartir

1El poder de engañar a la vista

El verde del brócoli o el olor del pescado son grandes enemigos de los más pequeños, que no ven con buenos ojos este tipo de alimentos y cuesta más conseguir que los prueben. Un buen método para hacer que coman de todo es “esconder” estos alimentos a través de la forma de cocinarlo, la preparación o con salsas ligeras. Por ejemplo, unos brotes de brócoli o coliflor recubiertos de bechamel mitigará el olor; en cuanto al pescado e incluso las legumbres, una buena alternativa es la de preparar hamburguesas con dichos alimentos.

Atrás