Compartir

El portavoz de Compromís en el Congreso de los Diputados, Joan Baldoví, considera “muy en el aire y bastante improbable” un acuerdo entre el PSOE y Unidas Podemos que permita la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno la próxima semana.

Lo dijo en rueda de prensa en el Congreso después de una larga reunión con el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, que terminó con un compromiso mutuo de seguir en contacto para acordar un documento que permita el respaldo de Compromís a esa investidura.

Fuentes del PSOE consideran “fructífera” la reunión y perciben coincidencia en la voluntad de que la investidura salga adelante. Ábalos se comprometió a estudiar cuestiones planteadas por Compromís y que esta formación considera esenciales para la Comunidad Valenciana, como la reforma del modelo de financiación autonómica o la liberación de la AP-7.

Sin embargo, preguntado por el estado de las negociaciones entre el PSOE y Unidas Podemos, Baldoví percibe un aumento de la “escalada verbal” en los últimos días que le lleva incluso a desdecirse de su convicción, expresada hace unas semanas, de que habría acuerdo. “Si tuviera que jugarme una paella no me la jugaría”, afirmó, reconociendo que no es “tan optimista” como hace un mes.

Percibe las posiciones de unos y otros “enrocadas”, denuncia que se comuniquen a través de los medios de comunicación o de las redes sociales y reclama evitar “a toda costa” una repetición de elecciones que traspasaría a los ciudadanos una responsabilidad que es “exclusivamente nuestra”.

Baldoví considera que la actitud del PSOE ha sido “un tanto perezosa” e incluso ha incurrido en un “tancredismo” que recuerda al de Mariano Rajoy. De hecho, recordó que en 2016 hubo más reuniones y más intercambio de propuestas con el PSOE, a pesar de no tener a la vista la fecha de la investidura, que ahora. Cree que por parte de los socialistas “debería haber habido más intensidad, más voluntad, más generosidad” en esa negociación.

Sin embargo, y a pesar de considerar que la responsabilidad “máxima” es del candidato a la investidura y del partido que le apoya, cree que “algunas cosas han ayudado poco” por parte de Unidas Podemos. “No me quiero morder la lengua”, comentó, antes de afirmar que una consulta interna en mitad de un proceso de negociación “no crea el clima más oportuno para poder negociar”. Por tanto, “no al 50%”, pero cree que “las culpas” por la falta de acuerdo “podrían repartirse en alguna medida también para el otro actor”.