Compartir

El juzgado mercantil número 1 de Madrid celebra a partir de este lunes el juicio contra Volskswagen-Audi España por la manipulación de las emisiones de sus coches diésel. La marca se enfrenta al pago de 22,5 millones de euros que le reclama la Organización de Consumidores y Ususarios (OCU), en representación de 7.500 clientes por daños y perjuicios.

En 2015 se descubrió que la fabricante alemana de coches había instalado un dispositivo en algunos de sus modelos para encubrir las verdaderas emisiones de sus vehículos diésel. Tras una conciliación en la que no se llegó a acuerdo alguno, la demanda se materializó en 2017 y ahora los consumidores afectados reclaman una indemnización de 3.000 euros por cada demandante.

Volkswagen ha intentado solucionar el fraude con diferentes estrategias en cada país. En Europa obliga a los consumidores a llegar a los tribunales, mientras que en Estados Unidos ya ha acordado indemnizaciones que van de los 5.000 a los 10.000 y también ha compensado a sus accionistas.

(SERVIMEDIA)