Compartir

Colegas-Confederación LGBT Española reprobó este martes a la ministra de Justicia, Dolores Delgado, por lo que considera unos comentarios “homófobos y sexistas” hacia el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, a quien, presuntamente, se habría referido como “maricón”, un término que el colectivo valoró como “especialmente vejatorio, humillante y ofensivo”.

Así se pronunció el presidente de la organización, Paco Ramírez, en relación a las palabras que supuestamente habría pronunciado Delgado en una conversación en la que estaba presente el excomisario José Villarejo en el año 2009, por lo que, admitió, “oficialmente no pueden denunciarse como un delito de odio”, al haberse realizado en un contexto privado.

No obstante, consideró “evidente” que dichas declaraciones “atentan contra el honor del ministro Fernando Grande-Marlaska”, con quien se solidarizó y a quien animó a denunciar “para que una vez más el discurso del odio contra la población LGBTI+ no quede impune”.

“No se trata de un ‘insulto fuera de contexto’”, espetó, para, a continuación, agregar que “maricón ha sido, es y será por siempre uno de los principales insultos” que sufren los homosexuales a lo largo de su vida.

GRABADO A FUEGO

“Se trata de un insulto especialmente vejatorio, humillante y ofensivo que se ha grabado a fuego en nuestras mentes desde que somos pequeños”, insistió Ramírez, para quien las manifestaciones de Delgado “son valedoras de una reprobación pública y una exigencia de unas disculpas públicas por provenir de una alta instancia del Estado”.

Por ello, solicitó la “colaboración” de todas las fuerzas políticas para que apoyen una intervención parlamentaria de Delgado en la que pueda aportar “prolijas explicaciones sobre estas declaraciones y ofrezca públicamente disculpas tanto al señor Marlaska como a toda la población LGBTI+ española”.

Tras advertir de que no les vale “con que Marlaska salga a ‘bailar la conga’ con la ministra diciendo que no le han ofendido y que lo importante son los hechos y no las palabras”, Ramírez afirmó que no se trata de un insulto al titular de Interior sino “a toda la población LGBTI+ y, en definitiva, a la inteligencia de todos los españoles”.

Por esta razón, calificó de “impensable” que un miembro de un Gobierno “que se pretende defensor de la diversidad y feminista, haga tales declaraciones ofensivas e insultantes”.

”¡Qué hipócrita forma de proceder de quien pretende hacerse pasar por adalid de la diversidad y de los derechos sociales!”, denunció, al tiempo que no descartó ver a Delgado “en la cabecera de la próxima Marcha del Orgullo LGBTI+ de Madrid para la ‘expiación’ de sus pecados”.

Ramírez reconoció que este tipo de declaraciones le hacen “desconfiar de una justicia que constatamos a diario no se aplica a todos los ciudadanos por igual”. “La población LGBTI+ se considera víctima de unos prejuicios y unos estereotipos que acusan fuertemente muchos jueces y fiscales, más cuando hasta la propia ministra de Justicia parece adolecer de ello”, concluyó.