Compartir

Planificar los menús semanales y la realización de al menos una hora de actividad física en familia cada día son claves para intentar evitar el aumento de peso durante el periodo de confinamiento decretado con motivo de la crisis sanitaria del Covid-19.

Así lo defendió este miércoles el presidente de la Sociedad Española de Obesidad (SEEDO-SEO), Francisco Tinahones, a través de un comunicado en el que defendió que, en este contexto, “más que nunca, por nuestra salud, es necesario establecer un plan estructurado de orden de comidas, menús saludables y práctica de ejercicio físico a la que hay que sumar a los más pequeños de la casa”.

“Los niños son uno de los colectivos que ha experimentado una disminución más brusca de su actividad física debido al confinamiento y es fundamental, por tanto, evitar el sedentarismo extremo de la población pediátrica”, sentenció.

Para mantener el peso, evitando ganancias, así como posibles cuadros de

alimentación deficientes durante el aislamiento, la SEEDO-SEO recuerda que planificar los menús permitirá que sean “nutricionalmente saludables y evitar compras compulsivas”.

Dichos menús deberán ser variados y contener raciones pequeñas y la organización recomendó consumir al menos dos raciones de verduras y hortalizas cada día, bien como plato principal o como guarnición, bien frescas o utilizando la opción de congelado para evitar salir frecuentemente a la calle.

Junto a ello, hizo hincapié en la importancia del consumo de legumbres por su buen aporte nutricional, pudiendo ingerirse al menos tres veces por semana como plato principal o acompañamiento.

Para los primeros platos puntualizó que el consumo de carne roja debe limitarse a una vez por semana y que el pescado y las carnes blancas son las mejores opciones. Para el postre invitó a optar por frutas como la naranja, las mandarinas, las manzanas o las peras.

Todo ello, sin olvidar el agua como “bebida prioritaria” para mantener un buen estado de hidratación y la importancia de utilizar métodos de cocción saludables como plancha, vapor y horno, con aceite de oliva extra virgen como grasa principal.

“Durante todo este tiempo que deberemos permanecer en nuestras casas es fundamental intentar alejar la comida como método de distracción y solo lo lograremos manteniendo una rutina de actividades”, aseveró Tinahones, para quien “mantener la mente ocupada es el mejor remedio para no dejarse llevar por la ansiedad que puede originar el aislamiento”.

A ello también contribuye, a su juicio, una rutina de actividades en

familia, siempre adaptando los ejercicios, repeticiones, velocidad y descansos a las “posibilidades” de cada persona y aplicando cada rutina de manera estructurada y, en la medida de lo posible, en el mismo horario todos los días.

La SEEDO recordó también la importancia de que la población con exceso de peso “extreme las medidas de protección” frente al coronavirus dado que se trata de pacientes con una respuesta inmune “deficitaria”, lo que, según la organización, aumenta sus probabilidades de desarrollar

una neumonía vírica grave.

(SERVIMEDIA)