Compartir

Citroën nació en 1919 como fabricante de automóviles y ahora, en este 2019 cumple 100 años. Desde sus orígenes ha estado a  la vanguardia, combinando técnica y confort como pilares fundamentales de su estrategia.  La actual Berlina C4 Cactus y el Nuevo SUV C5 Aircross reúnen y mejoran con las actuales tecnologías, la experiencia adquirida en esta larga andadura, bajo el paraguas del programa Citroën Advanced Comfort. Destacan por su elevado nivel de confort, con entre otros su suspensión de Amortiguadores Progresivos Hidráulicos, que permiten un efecto de “alfombra voladora”. Este programa integral armoniza la comodidad de la suspensión junto a las funcionalidades que demandan las personas de hoy: luminosidad, aislamiento acústico y térmico, espacio, modularidad, ergonomía, personalización, ayudas a la conducción, sistemas de comunicación y conectividad. Desde 1919, el confort en Citroën es un sello de identidad ineludible, hoy el confort no sólo piensa en quien conduce, sino en todos y cada uno de los pasajeros.

Citroën ha ido redefiniendo el concepto de “bienestar”, y lo ha adaptado a las necesidades y a las demandas de las personas de cada época. Para Citroën, hoy, el automóvil no solo debe garantizar la movilidad de un lugar a otro y hacerlo con absoluta seguridad. Ahora, ha de ser una extensión de nuestro entorno más cercano: nuestro propio hogar, nuestra oficina, nuestro ámbito familiar. Un espacio vital en el que entren en juego factores como la iluminación, la decoración, la temperatura, el aislamiento acústico o el tono de música adecuado, la comodidad del asiento, el hecho de tener al alcance de la mano los mandos e instrumentos fundamentales, disponer de lugares donde colocar cada recuerdo o efecto personal y contar con las máximas ayudas a la conducción, para hacer de ella un experiencia eficiente y segura.