Compartir

El presidente del Partido Popular, prometió este domingo que en cuanto llegue a La Moncloa “pondrá orden” en Cataluña para “librar a toda una sociedad secuestrada por una banda de fanáticos, racistas y supremacistas” que actúan “con la impunidad de tener el Gobierno de España en sus propias manos”.

En su discurso de clausura en la Convención Nacional del PP, el líder nacional del PP remarcó que el “necesario fortalecimiento institucional” pasa por recuperar la legalidad, la convivencia y la prosperidad en Cataluña, ya que todo ello “se ha minado por la peste del nacionalismo”.

Así, volvió a verbalizar que lo primero que hará cuando sea presidente del Gobierno será poner en marcha de inmediato el artículo 155 de la Constitución en Cataluña y lo hará “sin límite de tiempo, para deponer al Gobierno, recuperar el control de la educación, la seguridad, la Hacienda, los medios y también de las instituciones penitenciarias”.

Prometió, igualmente, reformar el Código Penal para volver a penalizar la convocatoria de referéndum ilegal y “parar el plan de Quim Torra”. Aseguró que desde el poder también modificará la ley del indulto para prohibirlo en el caso de cualquier condenado por rebelión o sedición.

Igualmente, volvió a compartir con los suyos la promesa de impulsar una ley de símbolos que garantice “la neutralidad del espacio público”, así como su intención de aplicar la ley de partidos para “ilegalizar a todos aquellos que promuevan la violencia y la kale borroka”. Tampoco consentirá, continuó, que en base a la ley de partidos se dé “un solo euro” a los que van contra España.

En definitiva, el presidente nacional de los populares sostuvo que hará todo lo que esté en su mano para “liberar a toda una sociedad secuestrada por una banda de fanáticos, racistas y supremacistas” que actúan “con la impunidad de tener el Gobierno de España en sus propias manos”.

(SERVIMEDIA)